Público
Público

Un informe critica la lucha contra el integrismo en Internet

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los gobiernos occidentales han exagerado el papel que juega Internet en el reclutamiento de extremistas y las medidas para bloquear material integrista son "burdas, caras y contraproducente", dijo un informe conocido el martes.

Cualquier intento de filtrar o restringir el acceso a páginas que animan a potenciales suicidas será poco práctico e ineficaz, dijo el estudio del Centro Internacional para el Estudio de la Radicalización y la Violencia Política (ICSR, por sus siglas en inglés), que tiene su sede en Londres.

De hecho, los políticos poco pueden hacer, agregó el informe, en el que gobiernos y expertos se reunieron para tratar el tema.

"La auto-radicalización y el auto-reclutamiento a través de Internet con poca o ninguna relación con el mundo exterior apenas ocurre, y no hay razón para suponer que esta situación vaya a cambiar en el futuro próximo", afirmó. "De hecho, es en su mayor parte ineficaz para atraer a nuevos reclutas".

Durante años, los gobiernos y las agencias de seguridad han advertido que Internet está permitiendo a los extremistas, en especial a los integristas islámicos, reclutar y radicalizar a gente para sus causas.

El ex secretario de Seguridad Interior de Estados Unidos Michael Chertoff dijo en una ocasión que los reclutas ya no tienen que viajar a campos de Al Qaeda en el exterior, y la Comisión Europea ha insinuado que podría bloquear las búsquedas en Internet de material como manuales para hacer bombas.

La semana pasada, un informe determinó que grupos extremistas en el sureste asiático están usando Internet cada vez más para radicalizar a los jóvenes.

TEMORES EQUIVOCADOS

Sin embargo, el estudio dio a entender que los temores sobre el poder de radicalización de la Red parecen no ser correctos. Peter Neumann, director del ICSR, dijo que sólo ha habido cuatro o cinco casos documentados en toda Europa en los que el proceso haya ocurrido entero online.

Neumann señaló a Reuters que los proveedores de servicio de Internet podrían hacer más para atender las quejas de los usuarios sobre material extremista, y que los gobiernos regularían si los proveedores no consiguen crear un sistema que vigile mejor los contenidos.

Pero es una falacia que "haya algún tipo de interruptor que pueda ser encendido y con el que puedas eliminar todo el contenido que fomente el extremismo en Internet".

Las autoridades han sostenido que sería posible filtrar el material extremista del mismo modo que se lucha contra la pornografía infantil, pero el informe dice que esta analogía es errónea: las cuestiones sobre el contenido extremista tienen límites menos claros, y es políticamente difícil decidir qué es ilegal y qué es simplemente ofensivo.

Las páginas eliminadas pueden volver a surgir con un proveedor diferente; los métodos de filtros son demasiado burdos (porque bloquean páginas legítimas), demasiado caros (ya que necesitan actualización constante), u obstaculizan el tráfico en línea.

Además, no se puede hacer casi nada contar los chats y las páginas de redes, agregó el informe, que señaló que aunque la mayor parte de la atención se ha dirigido a páginas islamistas inspiradas por Al Qaeda, las páginas de ultraderecha de supremacía blanca también son muy populares.