Público
Público

Un informe pericial cifra en 8 millones el dinero defraudado a la Alhambra

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un informe pericial encargado por el Juzgado que instruye el caso sobre el presunto fraude en la venta de entradas y control de accesos a la Alhambra, en el que hay más de medio centenar de imputados, cifra en 7,9 millones de euros el quebranto ocasionado al Patronato del monumento entre 2002 y 2005.

De esos cerca de ocho millones, la mayoría (7,1 millones) habrían sido defraudados por empleados del Patronato de la Alhambra y el Generalife, y el resto por Daraxatour (765.439 euros) junto al guía Francisco Castillo -imputado en el caso y padre de la administradora de la empresa-, y por la agencia Wit Travel (67.338 euros) a través de una oficina del BBVA, entidad encargada entonces de la venta de entradas al monumento, han informado a Efe fuentes judiciales.

El informe, encargado por el Juzgado de Instrucción 6 de Granada, estima que entre 2002 y 2005 más de 38.000 personas pudieron acceder de forma irregular a la Alhambra a través de las distintas formas de fraude detectadas en esta trama que salió a la luz a final de 2005.

A Daraxatour, el perito atribuye una actuación "clandestina" al vender las reservas sin ser agencia de viajes -por lo que no era un agente autorizado por el Patronato de la Alhambra para esas labores-, y cita de entre las presuntas irregularidades en las que habría incurrido la compra de entradas a nombre de agentes autorizados sin su consentimiento o la venta y facturación de más paquetes de entradas de los confirmados en el BBVA y el Patronato.

En cuanto a Wit Travel, el perito atribuye irregularidades similares a ésas además de otras como el cambio de horario de visitas a los palacios nazaríes o la facturación de los mismos localizadores por dos veces, duplicando así el número de pax (paquetes de entradas), lo que favoreció el "descontrol" del aforo.

Respecto al BBVA, sobre cuya actuación se elaborará, según las fuentes, un informe aparte una vez el juzgado complete la recepción de los datos necesarios, el informe asegura, entre otras cuestiones, que durante el periodo analizado incumplió la normativa de visita al monumento, que sólo permitía la reserva de entradas a los agentes autorizados por el Patronato.

Mantiene también el perito, entre otras consideraciones, que los controladores permitían la entrada al monumento "sin entrada, con entrada usada, con entrada de otros pases horarios, con localizadores fraccionados para varios pases horarios y entradas de otros días".