Público
Público

Infraestructuras frente a núcleos empresariales

Las multinacionales valoran distintos aspectos para instalar sus centros de decisión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Son dos polos económicos con especificidades propias. Para Ramón Gómez de la Serna, 'Madrid es no tener nada y tenerlo todo'. El Ayuntamiento barcelonés, por su parte, definió en su día a la Ciudad Condal como la millor botiga del món (la mejor tienda del mundo). Cada municipio ofrece una serie de ventajas e inconvenientes para los negocios, y aunque las multinacionales extranjeras suelen tener oficinas en ambos, normalmente centralizan sus operaciones en una de ellas.

¿Qué criterios les llevan a decantarse por un núcleo u otro? Influyen razones históricas, logísticas y de naturaleza geoestratégica, sostienen las empresas. Desde PromoMadrid subrayan que la capital española 'ocupa un lugar privilegiado como centro neurálgico para compañías que operan a nivel global'. Sirve, además, de 'puente' entre Europa, América Latina y África, y dispone de 'excelentes infraestructuras de transportes, profesionales altamente cualificados y gran oferta educativa'.

En general, la mayoría de las compañías foráneas que operan en suelo español vinieron en su momento primero en Madrid, que es el centro político, económico y geográfico del país. Además, su extensa red de parques tecnológicos y científicos, con una superficie de 4,5 millones de metros cuadrados, ha favorecido la instalación de gigantes de todos los sectores: Microsoft, British Telecom, Cemex o Boeing... Esta aerolínea, por ejemplo, escogió Madrid para su primer Centro Europeo de Investigación y Tecnología (I+T) fuera de Estados Unidos. Su elección refleja 'la importancia que la industria aeroespacial española ha ido adquiriendo en los últimos años en la región', apuntan desde la empresa.

La Agencia Catalana de Inversión destaca que Barcelona 'ofrece una combinación equilibrada de industria y servicios', y recuerda que su salida al mar la convierte en 'una puerta abierta' al Viejo Continente. Nestlé, que inició su actividad productiva en España en 1905, tiene su oficina central en Barcelona, y fuentes de la compañía destacan que 'parece probable que la situación geográfica propiciase' esa decisión. Algunas materias primas llegan por barco desde otros países, lo que refuerza el acierto de haber apostado por ese emplazamiento.

La historia de Bayer en España también se inició en Barcelona, que continúa siendo la sede social de la compañía en la Península Ibérica porque la zona es 'un importante cluster para la industria química' de la Unión Europea. Hewlett-Packard también encontró aquí lo que buscaba: 'Buena comunicación con el continente, buenos ingenieros y la colaboración de la administración', informa Glòria Ayuso.