Público
Público

El inframundo de las ciudades, en la primera exposición de Berndt en España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los inframundos de las grandes ciudades, expresados mediante imágenes que reflejan soledad y depresión, inspiran la primera exposición en España del fotógrafo norteamericano Jerry Berndt, presentada hoy con el título "America the Beautiful" en Valladolid.

Se trata de más de un centenar de fotografías en blanco y negro, la mayoría captadas entre 1967 y 1977, con formato de dieciséis por veinte y que permanecerán en al Sala Municipal de Exposiciones de San Benito de la capital vallisoletana hasta el próximo 19 de marzo.

Berndt, junto al comisario de la exposición, Michel Philippot, y el alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, han dado a conocer las características de la muestra en el salón en que se exhibe, una comparecencia plagada de anécdotas relatadas por el autor de las fotografías.

De pie, micrófono en mano, caminando, gesticulando, entre bromas y críticas marcadas por la ironía, al compás de piezas de música que ha cantado y ha interpretado con una armónica, Berndt ha respondido a preguntas de los periodistas durante cerca de una hora.

Muchos fotógrafos viajan por el mundo buscando algo "exótico", pero las cosas interesantes "están ahí mismo, en vuestra cultura, en la mía", ha opinado el autor, cuando ha tratado de definir qué guión ha seguido para su obra.

Barras de bar con cervezas, güisqui, cigarrillos humeando y mesas de villar forman parte de los ingredientes que los espectadores pueden contemplar en la exposición, que transmite sensaciones de soledad, decepción, sordidez, desahogo, deseo o resignación a través de los rostros de sus protagonistas.

A lo largo de su vida, Berndt, nacido en Milwaukee, en Wisconsin en 1943, ha trabajado en el bar de clase obrera de su padre, en la cadena de montaje de una fábrica y como soldador en un turno de noche. Su primer contacto con el mundo de la imagen fue como revelador de fotografías.

"Yo crecí en un bar muy de clase obrera, que se abría a las 5 de la mañana para que los trabajadores tuvieran su cerveza, su güisqui, y se cerraba a las 4 de la madrugada. Así podían beber más después del trabajo", ha relatado el fotógrafo asistido de traductor.

"Mi padre me metía en el sótano del bar y yo tenía que coger cada botella que salía de un lanzador", leer la etiqueta y buscar la caja donde se colocaban. "Así aprendí a leer, por lo menos las etiquetas", ha descrito.

Pasó después a fotografiar de manera comercial, para revistas, hospitales, en campañas de ordenadores, y durante esa etapa le enviaban a distintos países, normalmente con alojamientos muy bonitos, ha explicado.

"Pero yo los veía -los hoteles lujosos- y decía no. Me metía en el coche y me iba a la parte mala de la ciudad, al bar peor, porque me olía a casa, a cerveza, güisqui, cigarrillos. ¡Estoy en casa!. Y así es como surgió todo esto", sus fotografías, ha relatado.

"Tiernas" es la palabra clave para calificar las imágenes captadas por Berndt, ha asegurado el comisario de America The Beautiful, quien se ha referido al autor como una persona con una vida "muy difícil, muy dura", y con una forma de ser muy cercana a la gente, "lo que le ha ayudado a sobrellevar esta situación".

No sólo ha captado imágenes de bares y prostitutas, también ha recorrido países en guerra, donde ha permanecido en secreto sacando fotos, ha matizado.

"Las fotografías son relevantes hoy como ejemplos de una técnica radical de la fotografía utilizada para examinar y explicar los inframundos de las grandes ciudades; prostitución, violencia, drogas y alcoholismo. Se puede palpar en ellas la depresión y la soledad", ha resumido Berndt en el escrito redactado para presentar la exposición.

Entre algunos de los trabajos más recientes, la trayectoria profesional de Berndt abarca su inclusión en febrero de 2011 en la exposición y libro titulados "Streetwise" por parte del Museo de Arte Fotográfico de San Diego.

Es "uno de los más grandes fotógrafos americanos de nuestro tiempo", ha elogiado el alcalde de Valladolid al explicar el quehacer gráfico del autor.