Público
Público

Un ingrediente barato puede proteger del sida, según un estudio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un ingrediente barato que se utiliza en helados, cosméticos y que también se encuentra en la leche materna ayuda a proteger a los monos de una infección similar al virus del sida, y según anunció el miércoles un equipo de expertos, podría proteger a las mujeres del sida.

El compuesto, llamado glicerol monolaurato o GML, parece detener la inflamación y ayuda a mantener alejadas a las células a las que suele afectar el virus del sida, según los investigadores.

Aunque no ofrezca una protección del 100 por cien, podría disminuir drásticamente el riesgo de una mujer de infectarse. Las pacientes podrían usarlo por iniciativa privada y sin afectar a sus posibilidades de quedar embarazadas, indicó el equipo en la revista Nature.

Además, la dosis cuesta apenas unos céntimos, señalaron Ashley Haase y Pat Schlievert, de la Universidad de Minnesota.

"Durante años, la gente ha utilizado el compuesto como disolvente en una serie de alimentos (...) está en la leche materna", dijo Schlievert a los periodistas durante una conferencia telefónica.

El GML se ha considerado como aditivo para los tampones, dado que interactúa con las bacterias, sobre todo con las que pueden causar una infección letal denominada "síndrome de shock tóxico".

Si se logra demostrar que funciona de manera segura en las mujeres, el GML podría suponer la primera ruta para crear un microbicida, ya sea en gel o crema, que pueda emplearse vaginalmente para protegerse del virus de la inmunodeficiencia humana, o VIH, que provoca el sida.

En la actualidad hay 33 millones de personas infectadas con el VIH en todo el mundo. Desde su aparición, en los años 80, ha causado la muerte de 25 millones. El virus se transmite por vía sexual, sanguínea o por la leche materna.

PROTECCIÓN PARA LAS MUJERES

Los expertos en sida aseguran que muchas víctimas del VIH, sobre todo en África, son mujeres casadas cuyos maridos no utilizan preservativo y que intentan tener hijos. Esas pacientes necesitan contar con una forma segura y privada de protegerse.

Un microbicida también protegería a los hombres que practican sexo con otros hombres.

El equipo de Haase y Schlievert probó el GML en monos macacos. Los expertos colocaron el gel en las vaginas de las hembras y luego aplicaron en ellas el VIS, que es la versión del VIH en monos.

Cuatro de cada cinco monas no se infectó nunca y las pruebas indicaron que el GML había creado esa inmunidad.

El VIH es muy difícil de combatir porque infecta las células inmunológicas empleadas por el organismo para atacar a los virus.

Cuando el VIH infecta una zona como la vagina, las células T corren para defender al cuerpo del virus. El organismo envía señales químicas llamadas citoquinas para pedir más células T. El VIH puede entonces infectarlas y expandirse por el cuerpo.

El GML parece detener esa llamada de ayuda de las citoquinas, evitando la llegada a la zona de muchas células T, explicaron Haase y Schlievert.

"Este resultado supone una nueva pista a seguir en la búsqueda de microbicidas efectivos para prevenir de la transmisión del sida que responde a los criterios de seguridad, bajo coste y eficacia", escribieron.

Incluso aunque solo fuera efectivo en un 60 por ciento de las veces, un gel como ese podría evitar 2,5 millones de casos de sida durante tres años, explicaron.

Además, el equipo está estudiando el empleo del gel en más monos y durante más tiempo para demostrar si sólo retrasa la infección o realmente la previene.