Público
Público

Los ingresos de Fundescam, a ritmo electoral

Las cuentas de la fundación del PP se dispararon en los años con cita ante las urnas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una montaña rusa con subidas escarpadas y caídas en picado, un Guadiana que aparece y desaparece según haya o no haya elecciones. Desde la primera información de Público sobre este caso, el PP madrileño ha sostenido que Fundescam jamás ha financiado al partido ni tampoco ha pagado facturas relacionadas con las campañas electorales. Sin embargo, los ingresos y gastos de la fundación que preside la propia Aguirre se han disparado justamente en los tres años con urnas: 2003, cuando el PP venció en las segundas elecciones autonómicas del año, forzadas por la espantada de los entonces diputados socialista Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez; 2004, año de la primera victoria de Zapatero; y 2007, cuando Aguirre revalidó la Presidencia de Madrid en las autonómicas de mayo.

El primer ejercicio en el que las cuentas de Fundescam se multiplican a la vez que las urnas es 2003. En el año del tamayazo, la fundación obtuvo el triple de ingresos que en el ejercicio anterior y rozó el millón de euros: en cifras exactas, logró 938.210 euros, según su memoria anual, frente a los 310.078 de 2002.

2003, año clave para Aguirre, marcó el récord de ingresos: 938.210 euros

La clave del vertiginoso crecimiento de los ingresos de Fundescam en 2003 está en las donaciones, aportadas supuestamente para el cumplimiento de los fines de la fundación, es decir, no para entrar en la batalla de las urnas sino para editar libros, realizar estudios y celebrar cursos, seminarios o conferencias.

Aportadas por una docena de empresarios con Gerardo Díaz Ferrán , actual presidente de la patronal CEOE y entonces jefe de los empresarios madrileños, en cabeza, las donaciones aparecen el año del tamayazo y se esfuman en 2005, periodo de barbecho electoral. Durante 2003, y en fechas próximas a las dos elecciones autonómicas (mayo y octubre) Díaz Ferrán donó 192.200 euros a Fundescam; y otros 54.000 en marzo de 2004, el mes de las elecciones generales. Su sucesor en la patronal madrileña, Arturo Fernández, donó 57.030 euros entre 2003 y 2004, también en vísperas electorales.

Entre los donantes más generosos figura igualmente Antonio Basagoiti, padre del líder del PP vasco y entonces presidente de Unión Fenosa. Donó 120.000 euros dos días antes de las autonómicas de mayo de 2003 y otros 36.000 diez días antes de las generales de 2004.

Tras el bienio electoral, el salto hacia la sima es nítido: Fundescam pasó de recaudar 941.574 euros por donaciones entre 2003 y 2004 a apuntar desde 2005 un 0 en la casilla.

En 2007, Fundescam tampoco contabiliza donaciones en su balance, pero el capítulo de patrocinios se dispara. Hasta ese ejercicio, el grueso de ese apartado procedía de la ayuda que cada año otorga a Fundescam Caja Madrid, como a las demás fundaciones ligadas a partidos con representación parlamentaria en la Asamblea regional. Y la cifra anotada en la casilla Patrocinadores, colaboraciones y asistentes a cursos jamás había siquiera llegado a los 200.000 euros.

En 2005 no hubo elecciones: el gasto cayó un 66,3% respecto a 2003

Pero en 2007, el año de las últimas autonómicas madrileñas, la prodigalidad de los simpatizantes de Fundescam se multiplicó: la fundación anotó 546.434 euros en patrocinios y colaboraciones, sin mención alguna a ingresos por cursos. No se sabe quiénes fueron los patrocinadores ni qué patrocinaron: las cuentas sólo revelan la aportación de Caja Madrid (178.434 euros). El origen de los otros 368.000 euros es desconocido.

En cuanto a los gastos, también oscilan a ritmo electoral. El ejemplo más claro se ve al comparar los ejercicios de 2003 y 2005. En el primer año, cuando el PP echó el resto para garantizarse que Aguirre, y no el socialista Rafael Simancas, sucedería a Alberto Ruiz Gallardón al frente de la Comunidad de Madrid, Fundescam gastó 967.794 euros. Dos años después, sin urnas a la vista, la fundación desembolsó 326.700 euros, es decir, un 66,3% menos.

Tras tomar oficialmente en noviembre de 2004 el relevo de Pío García Escudero como líder del PP madrileño, Aguirre pasó a presidir Fundescam. De 2005 a 2007, último año del que hay datos, el patronato de la fundación ha congregado a notables del PP como el consejero y secretario general del partido, Francisco Granados; Ana Botella o el ex vicepresidente Alfredo Prada, presuntamente espiado por la propia Comunidad.

Esperanza Aguirre, presidenta de Madrid, líder regional del PP y máxima responsable de Fundescam, reiteró ayer que no tenía conocimiento de las actividades de la fundación, parte de cuyos fondos nutrieron sus campañas electorales de 2003 y 2004. “No tengo ni idea”, afirmó tras su cita con la ministra de Sanidad.

“Llegué a la presidencia del PP en Madrid en 2004. Todas esas informaciones son de 2002 y 2003, y quizá de principios de 2004”. Ya en mayo, Aguirre desvió el tiro y apuntó a su predecesor en el PP. “Pregunten a Pío, Pío, Pío”, dijo entonces, en referencia a Pío García Escudero.