Público
Público

Se inicia el juicio contra el dirigente del partido de Tsvangirai

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El juicio por posesión de armas y terrorismo contra Roy Bennett, el tesorero del Movimiento para el Cambio Democrático (MDC) del primer ministro de Zimbabue, Morgan Tsvangirai, se inició hoy en el Tribunal Supremo de Harare.

Pese a las peticiones de Tsvangirai de que cese la "maliciosa persecución" de Bennett, designado por él viceministro de Agricultura y al que el presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, se ha negado a dar posesión, hoy se inició la vista, que supone un nuevo obstáculo para el débil Gobierno de unidad nacional formado en febrero pasado.

Al inicio de la vista, los abogados de Bennett han rechazado las acusaciones de la Fiscalía y en un escrito dirigido al tribunal consideran que la declaración del principal testigo, Peter Michael Hitschmann, es "inadmisible" porque fue obtenida bajo tortura.

Kumbirai Mafunda, de la organización Abogados de Zimbabue por los Derechos Humanos, dijo a Efe que el testimonio de Hitschmann, en el que se basa el procesamiento, "fue obtenido bajo tortura, por lo que no tiene validez".

"La defensa rechaza las acusaciones y la credibilidad de Hitschmann como testigo", señaló Mafunda, cuya organización hace un seguimiento del juicio.

Hitschmann, un vendedor de armas, fue detenido en 2006 y acusado de conspirar para derrocar al régimen del presidente Mugabe, que gobernó Zimbabue en solitario desde la independencia del Reino Unido, en 1980, hasta la formación del Gobierno de unidad nacional en febrero pasado.

Del cargo de conspiración, el mismo que actualmente se presenta contra Bennett, Hitschmann fue absuelto, pero se le condenó por posesión de armas sin licencia y paso tres años en la cárcel.

Tras su liberación, este mismo año, Hitschmann dijo que había sido torturado y obligado a implicar a Bennett y otras personas en un "complot terrorista".

Bennett fue detenido y procesado en pasado febrero, el mismo día en que Tsvangiorai juró el cargo de primer ministro y dos días antes de la formación del Gabinete de Unidad nacional entre el MDC y la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF), de Mugabe.

Tras quedar en libertad bajo fianza en marzo, Bennett fue de nuevo detenido y estuvo en la cárcel un día el mes pasado, lo que llevó a Tsvangirai a boicotear las reuniones del Gobierno de unidad y acusar a la ZANU-PF y a Mugabe de incumplir el Acuerdo Político Global que permitió la formación del gabinete y de perseguir a sus seguidores.

La pasada semana, con la mediación de la Comunidad para el Desarrollo de África Meridional (SADC), Tsvangirai decidió que el MDC volvería a las reuniones del Gobierno, pero dio 30 días de plazo para que Mugabe y la ZANU-PF cumplan sus compromisos políticos, con la amenaza de retirarse definitivamente si no lo hacen.

Hoy mismo, el fiscal general, Johannes Tomana, que encabeza la acusación contra Bennett, dijo que los cargos "son muy graves", pues podría conllevar la pena de muerte, y pidió que se rechacen las peticiones de la defensa como "defectuosas" en otro escrito al tribunal.

"El juez ha anunciado que decidirá sobre las peticiones de la Defensa y la Fiscalía el próximo miércoles", dijo Mafunda a Efe.