Público
Público

Los inmigrantes necesitan protección durante la crisis económica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los trabajadores inmigrantes vulnerables a la recesión en Europa deberían ser protegidos por los países que los necesitan para cubrir los huecos crecientes en su población trabajadora, según un informe de la OCDE publicado el lunes.

Los inmigrantes recién llegados deberían tener prioridad a la hora de recibir ayuda para lograr un acceso temprano al mercado de trabajo, y los hijos de los inmigrantes también deberían ser ayudados para encontrar empleos mediante programas individuales, dijo la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico en Europa.

Entre las medidas de protección sugeridas se encuentran impuestos más bajos para los empleos menos cualificados, posiblemente subsidios, así como un mejor reconocimiento de las licenciaturas y la experiencia profesional extranjeras, además de emplear a más inmigrantes en el sector público.

El informe destaca que los inmigrantes en Europa sufren niveles de desempleo más elevados que los de los nacionales y que se les suele pagar menos cuando encuentran trabajo.

Cuando el momento económico es más duro también son mayores las dificultades que tienen. LA OCDE destacó que suelen trabajar en sectores menos estables y más cíclicos, como la construcción.

"La desaceleración económica hace aún más urgente cuidar a los inmigrantes (...) porque la experiencia demuestra que son los más vulnerables en tiempos de crisis económica", dijo en una rueda de prensa Martine Durand, de la OCDE.

Durand afirmó que es poco probable que la inmigración vaya a descender, porque la situación en sus países de origen sigue siendo muy dura, y agregó además que sin inmigración, la población y el nivel de vida de los países miembros de la OCDE descenderían.

La Organización Internacional del Trabajo ha pronosticado que 20 millones de trabajos desaparecerán en todo el mundo a finales del año que viene.

DISCRIMINACIÓN

Un menor nivel educativo, la discriminación, el sistema fiscal y el escaso reconocimiento a sus cualificaciones obstaculizan el acceso de los inmigrantes a los mercados de trabajo, según el estudio, que ha analizado la situación en Francia, Holanda, Bélgica y Portugal.

"En los cuatro países, y para los dos sexos, la tasa de desempleo de los inmigrantes es significativamente más elevada que la de los nacidos en el país", dijo la OCDE, que agregó que esta situación se repite en la mayoría de sus 30 países miembros.

La organización pidió que los países estudien el impacto de las políticas contra la discriminación, ya que indicó que no se conoce debido a su falta de estudios.

Los hijos de los inmigrantes también tienen niveles más elevados de desempleo a pesar de pasar por el sistema educativo de los países de acogida, mostró el estudio, que agregó que la discriminación y la infrarrepresentación en el sector público son dos motivos.

La brecha entre los inmigrantes y los nacionales es menor en Portugal, debido a que es el único país de los cuatro en los que el salario medio era igual para los dos colectivos, en parte porque la inmigración es más reciente y sobre todo por motivos laborales.