Publicado: 21.01.2014 17:14 |Actualizado: 21.01.2014 17:14

La inmobiliaria Colonial aprueba su rescate por Villar Mir

La junta de accionista apoya un proyecto para recapitalizar la empresa con una inyección por al menos 500 millones de euros, condicionado entre otras cosas a la refinanciación de la deuda y una serie de desinversiones.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los accionistas de Inmobiliaria Colonial mostraron su apoyo el martes en junta extraordinaria al plan de rescate de la atribulada compañía inmobiliaria propuesto por el Grupo Villar Mir y otros accionistas. Los accionistas de Colonial, entre ellos el grupo del dueño de OHL, que recientemente compró un paquete del 19% en la inmobiliaria, apoyaron un proyecto para recapitalizar la empresa con nuevo capital por al menos 500 millones de euros, condicionado entre otras cosas a la refinanciación de la deuda y una serie de desinversiones.

El presidente de Colonial, Juan José Brugera, dijo posteriormente en una rueda de prensa en Barcelona que el 79% de los accionistas del grupo dieron el visto bueno a la propuesta, y destacó que estos nuevos inversores tienen vocación de permanencia y que no son "especulativos".

Colonial reconfigurará su accionariado con una operación acordeón en la que primeramente reducirá capital y luego lo ampliará en hasta 1.000 millones de euros, de los que 500 millones serán previsiblemente suscritos por un consorcio formado por Grupo Villar Mir (que aportará 300 millones), la firma de inversión latinoamericana Santo Domingo y la sociedad de inversión andorrana Amura Capital que inyectarán los 200 millones restantes. Si la ampliación de capital se suscribe en su totalidad la participación de Villar Mir en la nueva Colonial, una empresa con atractivos activos en el negocio patrimoninalista, rondaría el 30%, mientras que los otros dos inversores alcanzarían un 10% cada uno.

El trío de inversores ha puesto numerosas condiciones a las inyecciones de capital, entre ellas refinanciar un crédito sindicado de 1.759 millones de euros que vence a finales de año, reducir por debajo del 20% la participación de Colonial en Asentia -en la que aparcó los activos de suelo y promociones como parte de su último acuerdo con acreedores- y que no venda más del 20 por ciento de su filial francesa Societe Fonciere Lyonnaise (SFL), considerada como la joya de la corona del grupo.

En la junta los accionistas de la catalana también fueron informados de una propuesta de reestructuración alternativa del fondo canadiense Brookfield, uno de los principales acreedores de Colonial. La propuesta de reestructuración financiera presentada por Brookfield, que atesora el 46% del crédito sindicado de Colonial, pasaba por la venta de SFL, la constitución de hipotecas sobre activos inmobiliarios de Colonial y una inyección de fondos por parte del fondo canadiense, que no descartaba lanzar una oferta sobre todo el grupo en caso de sobrepasar el umbral de opa.

"Estamos ante el primer plan serio de reestructuración por parte de una gran inmobiliaria desde que estalló la burbuja. Creo que la propuesta de Grupo Villar Mir era más sólida desde el punto de vista industrial y estratégico que la de Brookfield", dijo Pablo Ortiz, analista de Interdin. "A pesar de que la ampliación se hará a 0,5 euros por acción, el mercado mira a más largo plazo porque una firma capitalizada, financieramente reestructurada, menos apalancada, sin exposición a suelo y además con el atractivo de los créditos fiscales, vale mucho más".