Público
Público

Las inmobiliarias pierden 6.000 millones por el desplome de ventas y precios

Con los créditos cada vez más difíciles de conseguir, los ingresos estancados por el parón de las ventas, y con los precios del suelo en caída libre, las resultados que antes brillaban ahora asustan

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las principales inmobiliarias cotizadas cerraron 2008 con unas pérdidas conjuntas de 6.000 millones de euros, frente al beneficio de casi 1.450 millones obtenido un año antes, debido a la caída de las ventas y los precios, que ha provocado la depreciación de los activos de estas compañías.

El ajuste de un mercado que estaba sobrevalorado ha hecho necesario adaptar a la situación actual el valor de los inmuebles, lo que ha obligado a las inmobiliarias a hacer provisiones por cientos de millones de euros para cubrir esa devaluación.

En paralelo, las inmobiliarias se han visto obligadas a renegociar su endeudamiento financiero en un entorno de restricción de crédito. La mayoría ha conseguido aplazar pagos, aunque en algunos casos ha sido a costa de ceder el control de las empresas a los propios bancos acreedores, como ha ocurrido con Colonial y Metrovacsa.

Entre las que no lograron salvar la situación está Martinsa-Fadesa, que en julio optó por el concurso de acreedores, y que de momento no ha presentado las cuentas de 2008, aunque hasta septiembre había perdido 2.250,7 millones de euros por la caída del valor de sus activos.

La depreciación de los inmuebles es la causa común del quebranto de todas las inmobiliarias, a las que también perjudicó la paralización de las ventas de vivienda, lo que se tradujo en una caída de sus ingresos conjuntos del 2,6 por ciento, hasta 5.350 millones de euros.