Público
Público

La inmunidad a las paperas no es la ideal en EEUU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Amy Norton

Alrededor del 90 por cientode los jóvenes y los adultos de mediana edad en Estados Unidostiene anticuerpos contra el virus de las paperas, pero a unnivel por debajo de lo necesario para prevenir un brote de lainfección.

Esto destaca la importancia de aplicarles a los niños lasdos dosis recomendadas de la vacuna contra el sarampión, laspaperas y la rubeola (MMR, por sus siglas en inglés), según unequipo de los Centros para el Control y la Prevención deEnfermedades (CDC).

Las paperas son una infección viral que causa fiebre, dolorde cabeza y muscular e inflamación de las glándulas salivalesalrededor de la mandíbula.

La mayoría de los pacientes se recupera en unas semanas,pero un pequeño grupo tiene complicaciones, como inflamacióncerebral (encefalitis), que pueden poner en riesgo la vida.

En 1968, apareció en Estados Unidos una vacuna contra laspaperas, recomendada para todos los niños en 1977 dentro de lavacuna combinada MMR (autorizada en 1971).

Tras un brote a mediados de la década de 1980,principalmente en estudiantes secundarios y universitarios, losfuncionarios de salud recomendaron la aplicación de una segundadosis al ingresar a la escuela. En el 2005, hubo sólo 314 casosde paperas informados en Estados Unidos.

Pero en el 2006, un brote en estudiantes universitarios enocho estados al oeste del país aumentó aquella tasa anual a6.600 casos.

Otro brote en un campamento de verano en junio del 2009afectó a 1.500 personas en Nueva York y Nueva Jersey,principalmente a niños y adolescentes de entre 7 y 18 años.En estos dos brotes, muchos jóvenes enfermos tenían las dosdosis de la vacuna.

El brote del 2006 dio lugar al nuevo estudio, informó ladoctora Preeta K. Kutty. Con su equipo quiso medir laprevalencia de los anticuerpos a las paperas (indicador deinmunidad al virus) en los estadounidenses de distintos gruposetarios los años previos a ese brote.

Con datos de un estudio nacional sobre salud, realizadoentre 1999 y el 2004, el equipo halló que el 90 por ciento dela población de entre 6 y 49 años tenía los anticuerpos ensangre. La prevalencia más baja (del 86 por ciento) se registróen los que habían nacido entre 1967 y 1976.

La clave, entonces, sería la combinación de nivelesinsuficientes de inmunidad y la vida en la comunidad. "Debemosaumentar los niveles de inmunización" para que todos esténprotegidos, dijo Kutty.

La experta recomendó a los padres cumplir con las dos dosisde la vacuna MMR recomendadas para los niños: la primera entrelos 12 y los 15 meses de edad, y la segunda, entre los 4 y los6 años.

Si bien algunos padres se niegan a vacunar a sus hijosporque creen que la vacuna podría causar autismo, esa teoríafue desacreditada una década atrás y muchos estudiosinternacionales no pudieron comprobarla.

FUENTE: Journal of Infectious Diseases, online 27 de juliodel 2010