Público
Público

Un insecticida para termitas es un potente gas invernadero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un compuesto utilizado para matar termitas y otras plagas ha resultado ser un potente gas de efecto invernadero que permanece en la atmósfera mucho más tiempo que lo que se pensaba previamente, según ha averiguado un equipo internacional de científicos.

El fluoruro de sulfurilo (SO2F2) es casi 5.000 veces más efectivo en calentar la atmósfera que el mismo volumen de dióxido de carbono, de acuerdo a los científicos.

El hallazgo ocurre meses después de que otra investigación similar hallara que otro potente gas de efecto invernadero usado en la industria electrónica era más abundante de lo que se pensaba previamente.

El fluoruro de sulfurilo se usa para fumigar edificios y se creó para reemplazar al bromuro de metileno, que ataca la capa de ozono de la Tierra.

El líder del estudio, Jens Muehle, un químico atmosférico en la Institución Scripps de Oceanografía, en La Jolla, California, dijo que empezó a detectar un complejo desconocido en muestras de aire a principios de 2004.

Un equipo de investigadores amplió el análisis a muestras de aire recogidas de forma rutinaria en las estaciones mundiales de la red de la NASA para gases atmosféricos y a otras muestras antiguas recogidas en cilindros de metal.

Descubrieron que el gas permanecía en la atmósfera unos 36 años, entre seis y 10 veces más que lo que se pensaba previamente. El estudio aparece en el Journal of Geophysical Research del 12 de marzo, una publicación de la Unión Geofísica Estadounidense.

La concentración del gas también creció entre un 4 y un 6 por ciento al año entre 1978 y 2007, a un nivel atmosférico global de alrededor de 1,5 partes por trillón a finales de 2007, según el estudio.

"El SO2F2 no era reconocido como un gas de efecto invernadero importante", dijo a Reuters Paul Fraser, uno de los autores del informe. Anualmente se emiten alrededor de 2.000 toneladas del gas.

"Creían que tenía una vida corta y los últimos trabajos han demostrado que es bastante duradero y que cambia completamente su impacto sobre el medio ambiente. Por lo tanto, ahora se le reconoce como un gas potente de efecto invernadero", agregó Fraser, que pertenece a la Organización para la Investigación Científica e Industrial de Australia.

Pero dudó de si sería incluido en un pacto más amplio sobre clima que se está negociando para reemplazar al Protocolo de Kioto, dado que ya era un sustituto del bromuro de metileno.

El año pasado, científicos de la institución Scripps hallaron que los niveles de trifluorido de nitrógeno (NF3), usados para hacer grabados en silicona y para fabricar televisores de plasma, eran cuatro veces más altos de lo que se creía anteriormente y crecían con rapidez.

El NF3 es un gas de efecto invernadero 17.200 veces más potente que el CO2 y permanece en la atmósfera durante cientos de años. Cada año se emiten unas 600 toneladas de este gas incoloro.

Fraser dijo que la concentración de trifluorido de nitrógeno en la atmósfera era sólo de una parte por trillón, pero que se estaba incrementando un 11 por ciento al año y probablemente se incluirá en el próximo pacto de la ONU sobre cambio climático para luchar contra el calentamiento global.