Público
Público

Los inspectores de la ONU visitan la planta nuclear de Irán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Hossein Jaseb

Un equipo del organismo nuclear de la ONU visitó el domingo la instalación de Irán que ha intensificado los temores de Occidente de que forme parte de un programa encubierto para desarrollar armas atómicas, según informó la agencia semioficial de noticias Mehr.

Irán aumentó las preocupaciones mundiales sobre sus intenciones en septiembre al revelar la existencia de la planta en el centro de Irán, después de que los servicios de espionaje occidentales lo descubrieran tras tres años de secretismo.

"Los inspectores (...) visitaron la instalación en el centro de Irán. Se espera que visiten la planta otra vez", informó Mehr, sin citar fuentes.

No había confirmación inmediata del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA).

Los inspectores llegaron el domingo temprano para examinar la planta, que se está construyendo a 160 km al sur de Teherán.

El uranio refinado puede usarse como combustible para plantas nucleares y también como material para bombas si se enriquece más.

Estados Unidos, Alemania, Francia, Rusia, China y Reino Unido - celebradas en Ginebra el 1 de octubre.

Pero el viernes surgió un nuevo desencuentro en la ciudad suiza, cuando Irán planteó dudas sobre un plan para mandar al extranjero gran parte de sus reservas de uranio enriquecido para ser procesado como combustible especial para un reactor utilizado para crear isótopos radiactivos con propósitos médicos.

Las potencias mundiales consideran estos dos pasos como pruebas determinantes de que Irán usa el uranio enriquecido sólo con propósitos civiles, y como base para continuar negociando sobre acabar con el enriquecimiento en sí, algo que compensaría a Irán con beneficios tecnológicos y comerciales.

Influyentes diputados iraníes han criticado el borrador de acuerdo de la ONU en unas declaraciones de las que se hizo eco una fuente diplomática iraní el domingo.

Abolfazl Zorehvand, ex embajador en Italia, dijo que el plan equivalía a una suspensión de los trabajos de enriquecimiento de Irán, una demanda que el estado islámico ha negado repetidamente.

FORJAR CONFIANZA

"Si queremos enriquecer de nuevo esta cantidad tardaríamos al menos 18 meses. Durante esos 18 meses tendrán tiempo para presionar a Irán otra vez y empujarlos en la dirección que quieren", dijo Zorehvand, según la agencia oficial de noticias IRNA.

"Esas señales de Occidente crean desconfianza", agregó.

Irán ha declarado que la planta centrífuga que está construyendo en un complejo militar enterrado en una montaña cerca de la ciudad santa chií de Qom refinaría uranio sólo para energía nuclear civil.

Diplomáticos occidentales y analistas sostienen que la capacidad parece demasiado pequeña como para alimentar una planta nuclear, pero suficiente para conseguir material fisible para una o dos cabezas nucleares al año.

El equipo de cuatro personas del OIEA, liderado por Herman Nackaerts y que supervisa la región de Oriente Próximo, incluido Irán, declinó hacer declaraciones a los periodistas en Viena antes de subir a su vuelo.

Estarán en Irán probablemente durante varios días.

Los inspectores tratarán de comparar los diseños de ingeniería suministrados por Irán con la planta actual, entrevistarán a los empleados y tomarán muestras medioambientales para verificar que la planta no tiene una dimensión militar ilícita.