Público
Público

Instituciones y empresarios catalanes firman la compra del 80 por ciento de Spanair

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La nueva sociedad Iniciatives Empresarials Aeronàutiques (IEASA), participada por instituciones y empresarios catalanes, ha adquirido al grupo SAS el 80,1% de Spanair, con destacada presencia en los aeropuertos de Madrid, Barcelona y Palma de Mallorca.

"La empresa compradora ha sido constituida recientemente para agrupar a los nuevos inversores de Spanair, compañía integrada en la red de aerolíneas Star Alliance", asegura la nueva empresa en un comunicado.

En el accionariado de Iniciatives Empresarials Aeronàutiques participan la firma de capital riesgo Catalana d'Iniciatives, el consorcio Turismo de Barcelona, Volcat 2009 -que agrupa a los empresarios vinculados a la asociación empresarial Femcat-, Fira de Barcelona, un grupo de empresarios hoteleros y del sector turístico catalán y otros empresarios del resto de España.

El acuerdo de compra se ha alcanzado antes de la finalización del plazo previsto (31 de enero), aunque en el comunicado se señala que "en las próximas semanas se configurará la composición accionarial definitiva" de la empresa compradora, IEASA.

La adquisición implica, además, una ampliación de capital por un importe de 100 millones de euros que asumirán los nuevos socios de la compañía.

Por su parte, la compañía escandinava SAS mantiene una participación del 19,9% en el capital de Spanair y se hace cargo de la deuda anterior de la aerolínea, que a finales de 2008 sumaba 500 millones de euros.

Desde Star Alliance, la red de aerolíneas en la que está integrada Spanair, su consejero delegado, Jaan Albrecht, asegura que "Star Alliance trabajará con su miembro, Spanair, en la mejora continua del 'hub' de Barcelona, facilitando la conectividad y aprovechando al máximo las nuevas instalaciones que estarán operativas en breve".

La gestión operativa de la nueva Spanair continuará a cargo del socio industrial -el grupo SAS- mediante un plan de negocio acordado con el accionista mayoritario, que nombrará el consejo de administración, presidente y primer ejecutivo de la compañía.

"Para lograr sus objetivos, la compañía redimensionará su capacidad en función de la demanda, reducirá la complejidad de las operaciones y mejorará su eficiencia, en paralelo a una reducción de los costes fijos", señala la nota emitida hoy.

En este sentido, cabe señalar que Spanair lleva ya varios meses aplicando un plan de reestructuración que ha supuesto la aplicación de un ERE para 775 trabajadores de la compañía, así como un ajuste en la flota, y reducción de las bases operativas y las rutas.

Spanair tendrá en Barcelona su nueva plataforma de crecimiento futuro, aprovechando el potencial de la nueva T-Sur, también cancelará líneas deficitarias y reducirá costes a través de la simplificación y mejora en las operaciones y en la oferta.

Spanair consolidará su posición en las rutas actuales con una red propia rentable y con mayor componente internacional, al tiempo que explotará de manera eficiente sus mercados naturales de proximidad (Barcelona, Madrid y Baleares), así como el de Canarias.

El nuevo socio anuncia que la compañía potenciará las rutas con fuerte demanda de pasajeros de negocios durante los días laborables y las rutas con clientes de ocio en fines de semana y vacaciones.

Asimismo, se impulsarán los mercados de Barcelona, Madrid y Palma de Mallorca y la flota se irá renovando paulatinamente con Airbuses, con el consecuente ahorro de combustible y mantenimiento.

En 2008, la facturación de Spanair ha superado los 1.000 millones de euros, con más de 10 millones de pasajeros transportados, 48 aeronaves y 2.665 empleados a tiempo completo.

En la actualidad, los vuelos regulares representan el 76% de sus ingresos totales, los 'charter' el 16% y el transporte de carga el 8% restante.

Spanair es la segunda aerolínea española, por detrás de Iberia, con una cuota del mercado doméstico del 23% y una posición muy significativa en los aeropuertos de El Prat, Barajas y Son Sant Joan.