Público
Público

Interior admite que no sabe si los etarras siguen en Baleares

Rubalcaba insiste en que todos los miembros de ETA van a pasar "muchos años" en la cárcel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, no descartó ayer que los etarras que acabaron con la vida de los guardias civiles Diego Salvá Lezaun y Carlos Saénz de Tejada sean los mismos que colocaron los artefactos del domingo. 'Es la hipótesis más razonable', argumentó. Tampoco deshechó ninguna de las hipótesis de las Fuerzas de Seguridad del Estado. Por lo tanto, Interior aún no ha podido saber si los terroristas han huido de la isla, o continúan allí.

Pérez Rubalcaba confirmó el dato de que fueron cuatro los artefactos que estallaron el domingo. También que estaban compuestos por una pequeña cantidad de un explosivo aún por determinar. Sí desveló el compuesto de la bomba de Burgos: amonal.

'ETA tiene la necesidad de demostrar que existe. Lo volverán a intentar'. Así de tajante se mostró Alfredo Pérez Rubalcaba ante las cuatro explosiones perpetradas por ETA el pasado domingo en Palma de Mallorca, y la posibilidad de que sigan produciéndose atentados durante el verano.

El titular de Interior dejó clara la 'debilidad' por la que atraviesan los terroristas. Precisamente, cuando se ven con esa 'debilidad', según Pérez Rubalcaba, es cuando consideran que es el momento en el que deben utilizar 'la barbaridad para hacerse notar'.

El ministro subrayó el estado de 'máxima alerta' en el que se encuentran los cuerpos policiales tras los últimos ataques de la banda terrorista. 'Las fuerzas de seguridad no descansan. ETA debería saber que estos atentados refuerzan nuestra firmeza', advirtió. Los terroristas 'no tienen otro destino que la cárcel, en la que pasarán muchos años'.

El explosivo utilizado contra la casa cuartel de Burgos fue amonal

El titular de Interior lanzó un mensaje de tranquilidad a los turistas ante la alarma extendida entre la comunidad inglesa que veranea en la isla. 'No son objetivo de la banda', sentenció.

Avisó de que ETA tiene en el punto de mira a 'las fuerzas de seguridad del Estado y a los políticos. Aprovechó esta coyuntura para invitar al sosiego a los guardias civiles que habían cuestionado la seguridad de las casas cuarteles a través de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), tras el atentado de Burgos. Pérez Rubalcaba señaló que 'cada atentado implica una revisión de los cuarteles para mejorar la seguridad'.

El titular de Interior explicó que durante la mañana del domingo se produjeron tres llamadas telefónicas advirtiendo de la colocación de los artefactos que finalmente estallaron. Desveló que, de momento, 'no tienen constancia de más llamadas'. Asimismo, aseguró que uno de los hechos habituales es que los terroristas avisen a la DYA. En esta ocasión no fue así.

La primera llamada se produjo a las 11:16 de la mañana del domingo, al parque de bomberos de Calvià. La segunda a Radio Taxi de San Sebastián, diez minutos después. La última, a un vecino de Córdoba. Rubalcaba afirmó que en este caso la persona tomó la llamada como una 'broma'. Añadió que las fuerzas de seguridad operaron con muy pocos datos al avisar de esta manera.

Por último, aclaró que para que Batasuna 'vuelva a ser legal', primero 'tendría que desaparecer ETA, cuyo final no será dialogado. Todo ello ante una posible refundación de la organización que estaría dirigiendo Arnaldo Otegi.