Publicado: 08.01.2014 16:12 |Actualizado: 08.01.2014 16:12

Interior anuncia una operación contra ETA antes de que se produzca

La Guardia Civil detiene a ocho personas vinculadas al "frente de cárceles" de ETA en Bilbao, Navarra y Guipúzcoa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un grave error de comunicación del Ministerio del Interior ha podido truncar este miércoles el éxito de una operación contra el "frente de cárceles" de ETA, cuya realización fue anunciaba por el departamento que dirige Jorge Fernández Díaz antes de que se produjese. En este intervalo de tiempo, los objetivos de la operación habrían podido destruir pruebas antes de su detención. 

En la operación desplegada por la Guardia Civil contra el denominado "frente de makos" de ETA se ha detenido a ochos personas, entre ellas los abogados de la organización, Arantza Zulueta y Jon Emparantza, han informado a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista. Los demás detenidos son Miren Aitzane Orkoaga Etxaniz, José Miguel Almandoz Erviti, Asier Aranguren Urroz, Aitziber Sagarminaga Abad, José Luis Campo Barandiarán y Egoitz López de la Calle Uribarri. Además, otra persona ha sido arrestada mientras participaba en una protesta improvisada para pedir la libertad de los ocho detenidos.

La Guardia Civil ha desplegado dos dispositivos en San Sebastián, uno de ellos ante el domicilio del abogado Jon Enparantza en el barrio del Antiguo y el otro en un inmueble de la zona de Loyola. Los agentes han acordonado la calle Ondarbide, en el barrio del Antiguo de San Sebastián, en la que se encuentra el domicilio del abogado de miembros de ETA, detenido cuando se encontraba hoy reunido en el despacho de la también letrada Arantza Zulueta cuando ha irrumpido allí la Guardia Civil.

Entre los arrestados están Arantza Zulueta y Jon Emparantza, dos históricos abogados de ETAAl otro lado del cordón policial establecido por los agentes del instituto armado un grupo de personas está llevando a cabo una protesta para exigir la puesta en libertad de los detenidos. La Ertzaintza ha detenido a una persona que protestaba ante el despacho de abogados después de que no obedeciera a sus indicaciones para que se retirara del cordón de seguridad dispuesto en el operativo, han informado a Efe fuentes del Departamento de Seguridad.

Los agentes tienen previsto registrar el domicilio de Enparantza en el momento en el que el abogado sea conducido desde Bilbao hasta San Sebastián, de manera que esté presente durante la inspección del piso. Mientras, otro dispositivo de la Guardia Civil se encuentra en el número 12 de la calle Madalena Jauregiberri, en el barrio de Loyola de la capital guipuzcoana, donde ha establecido un discreto cordón policial.

Además, la Guardia Civil registra varios pisos en Pamplona y Burlada. En la localidad de Burlada, las Fuerzas de Seguridad se han desplegado en torno a la calle San Francisco, donde al parecer registran una vivienda en el inmueble número 17, mientras que en Pamplona el registro se habría producido en el barrio de Buztintxuri.

Los agentes de la Guardia Civil que han llevado a cabo el registro en el despacho de la abogada de ETA Arantxa Zulueta han necesitado más de treinta cajas y varias bolsas para trasladar toda la documentación y ordenadores incautados tras horas de trabajo en presencia de la letrada arrestada este miércoles, han informado a Europa Press testigos presenciales. A su salida del despacho, con la detenida, todavía se encontraban concentrados en el lugar varias decenas de simpatizantes abertzales que han proferido gritos de apoyo a la arrestada. Zulueta respondió levantando sus brazos y saludando a los presentes. 

Uno de los detenidos, Asier Aranguren, que protagonizó el documental Asier ETA Biok , en la pasada edición del Festival de Cine de San Sebastián. En él, se abordaban las consecuencias humanas de la violencia en Euskadi. 

El Ministerio del Interior ha emitido esta tarde, a las 15.05 horas, una nota de prensa en la que informaba a los medios de comunicación de la detención de varios miembros de ETA en el País Vasco y Navarra. La nota decía textualmente: "Agentes de la Guardia Civil están desarrollando esta tarde una operación antiterrorista en el País Vasco y Navarra, en la que se han producido varias detenciones de presuntos miembros de ETA. Además, la Guardia Civil está procediendo al registro de varios inmuebles en diferentes puntos del País Vasco y Navarra".

La primera nota de prensa fue emitida antes de que concluyera la operación Y continuaba: "Las investigaciones de la Guardia Civil están siendo dirigidas por el Juzgado Central de Instrucción, número 6, de la Audiencia Nacional y coordinadas con la Fiscalía de la Audiencia Nacional. Las actuaciones son fruto de una investigación que se viene realizando desde hace varios meses por parte del Servicio de Información de la Guardia Civil. Las detenciones se han realizado mientras se celebraba una reunión orgánica en el interior de una de las sedes de los abogados defensores de los miembros de ETA".

Sin embargo, media hora más tarde, a las 15.33, el mismo ministerio anunciaba en otra nota que "la información enviada sobre esta operación antiterrorista queda anulada a todos los efectos". Varios medios de comunicación se han visto obligados a desmentir las informaciones que habían publicado primeramente y en las redes sociales se ha producido un gran revuelo.

Sobre esa hora, a las 15.30 horas, es cuando han comenzado la operación  y los registros, como recogen distintas agencias de información. Fuentes de Interior han confirmado que la primera nota de prensa fue emitida antes de que concluyera la operación, pero sostienen que sí se habían producido las detenciones, aunque no habían terminado aún los registros.

El mismo ministro, Jorge Fernández Díaz, ha confirmado desde Barcelona las detenciones de las ocho personas, pero no  ha hecho ninguna referencia a la nota de prensa que anticipaba la operación. "En estos momentos se está desarrollando esa operación y ya ha significado la detención de ocho personas en Bilbao, Navarra y Guipúzcoa, que integran el grupo de coordinación que es el tentáculo que permite a ETA controlar al grupo de presos de la organización que están cumpliendo condena en las prisiones", ha explicado Fernández Díaz.

Fernández Díaz ha considerado que estas detenciones suponen "un paso más en la batalla" del Gobierno para la "definitiva disolución" de la organización terrorista vasca, con la que "no se negocia ni se va a negociar". En declaraciones a los medios en Barcelona, también ha insistido en que el Ejecutivo "seguirá trabajando en el marco del Estado de derecho con toda la fuerza de la ley", y ha confirmado que, con esta operación, que "aún sigue abierta", queda desarticulado "el tentáculo que permitía a ETA controlar al grupo de presos que están cumpliendo condena".

No es la primera vez que el Ministerio de Fernández Díaz comete errores de este tipo. El 4 de julio de 2012 anunció que ese día podría producirse una buena noticia sobre ETA, y poco después es detenido Juan María Múgica Dorronsoro por presunta relación con la organización terrorista. El SUP le acusa de anticipar el arresto antes de llevarse a cabo, es decir, de dar un 'chivatazo', y pide a Rajoy que destituya al "peor ministro del Interior conocido". 15 días más tarde,  La amplitud de detalles facilitada por el ministro del Interior sobre la detención por la Guardia Civil de tres presuntos miembros del GRAPO, relacionados con el secuestro de Publio Cordón --que da por zanjado pese a que, a día de hoy, no se han encontrado sus restos--, origina un conflicto con el juez de la Audiencia Javier Gómez Bermúdez, que abre unas diligencias por delito de revelación de secretos. Finalmente, y tras escuchar el fiscal, el magistrado no llama a declarar a Fernández Díaz.

Arantza Zulueta, natural de Lekeitio (Bizkaia), fue miembro de la organización ilegalizada Gestoras Pro Amnistía y ha sido abogada de numerosos miembros de ETA y de acusados en procesos contra organizaciones de la izquierda abertzale. Además, ha sido detenida en varias ocasiones acusada de haber actuado de "enlace" entre la banda y sus presos.

Se da la circunstancia de que ejerció de letrada defensora de otros dos de los arrestados esta tarde, su colega Jon Enparatza y también de Aitziber Sagarminaga, miembro del grupo de mediadores del colectivo de presos EPPK. Zulueta actuó como abogada del macrosumario 18/98 contra el entorno político de ETA, además de ser defensora del dirigente de la izquierda abertzale Arnaldo Otegi.

También tuvo varias intervenciones públicas como letrada del etarra Iñaki de Juana Chaos durante su huelga de hambre y denunció la desaparición y muerte del terrorista Jon Anza. En los últimos años ha actuado como mediadora del colectivo de presos y como parte de ese grupo de 25 personas, se reunió en el año pasado con el grupo de mediadores internacionales que lidera el abogado sudafricano Brian Currin.

En 1993, Zulueta fue arrestada junto al también abogado de Herri Batasuna Txemi Gorostiza y en abril de 2010, detenida de nuevo acusada de formar parte del colectivo Halboka, supuestamente encargado del control del colectivo de presos de la banda, en la misma operación policial en la que fue arrestado Jon Enparantza y otra decena de abogados que solían defender a miembros de ETA. Pasó ocho meses en prisión y fue puesta en libertad bajo fianza.

Detenida nuevamente en julio de 2011 en relación con un documento que se había hallado un año antes en su despacho en el que aparecía un croquis con tres zulos localizados en el departamento francés de los Pirineos Atlánticos con armas y explosivos.

En el auto de prisión, el juez Fernando Grande-Marlaska afirmó en 2011 que los despachos de los abogados constituían "un centro logístico de distribución" de documentos de ETA hacia los presos y de éstos a sus estructuras y que desde ellos se realizaba una tarea que iba "mucho más allá de las loables funciones de defensa ejercidas con carácter complementario".

En el registro del domicilio de Zulueta, tras aquella detención de la letrada, las fuerzas de seguridad se incautaron de un archivo informático fechado en 2009 en el que ETA advertía de la necesidad de crear una estructura denominada Amarauna (tela de araña) que fuera como una "red de inteligencia" que se encargara de captar nuevos militantes y recabar informaciones sobre objetivos, y consideraba que Zulueta era la persona indicada para coordinarla