Publicado: 13.01.2014 10:43 |Actualizado: 13.01.2014 10:43

Interior asegura que los disturbios en Burgos los causan "grupos violentos" que viajan desde Madrid y Valladolid

Sin embargo, la Policía informa de que todos los detenidos son de Burgos. De los 40 arrestados en total, sólo tres pertenecen a un grupo de extrema izquierda llamado Resaca Castellana.

 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, ha aprovechado los incidentes y manifestaciones en el barrio de Gamonal en Burgos contra el proyecto del bulevar para defender la Ley de Seguridad ciudadana ya que, según él, los disturbios los han llevado a cabo "infiltrados", "grupos violentos itinerantes" y "grupos de violencia antisistema". Martínez, que se ha dado un baño mediático esta mañana, ha llegado a asegurar que en estas protestas se "parapetan grupos violentos, algunos bien conocidos y tremendamente violentos" que, al parecer, habrían participado también en otras movilizaciones en Madrid y Castilla y León.

Sin embargo, Martínez ha quedado en evidencia: los detenidos no tienen nada de "itinerantes"; muy al contrario,  todos los arrestados son de Burgos. Tampoco es que sean muy radicales: según fuentes policiales, sólo tres de los 40 arrestados en total —13 de ellos todavía permanecen detenidos— son miembros de un grupo de extrema izquierda llamado Resaca Castellana, nacido en 1997 durante los partidos de la fase de ascenso a segunda división B del Burgos Club de Fútbol.

En su propio blog en internet, el grupo se define como castellano y antifascista, y asegura que no es apolítico "como hacen la mayoría de los grupos ultras dominados por neonazis".

La Policía se resiste, sin embargo, no descarta que en los altercados hubieran podido participar violentos de otras provincias y comunidades autónomas.

"Han aparecido grupos tremendamente violentos que también hemos visto en Madrid" Pese a lo que indica la realidad, en varias emisoras radiofónicas el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, ha destacaop que en las protestas se encuentran infiltrados grupos radicales violentos "que generan un enorme daño". "Ha pasado lo que lamentablemente hemos visto otras veces. Detrás de una reacción ciudadana, con independencia de cuál sea su razón de ser o su fundamento, se parapetan grupos violentos radicales. Infiltrados, detrás de ellos, han aparecido grupos tremendamente violentos que también hemos visto en Madrid", ha apostillado.  

Esto le lleva a defender que ante esta situación hay que dar una "respuesta firme". Según él, esa respuesta la da "en ocasiones el Código Penal pero en otras hay que buscar un marco jurídico preciso". En el caso de Burgos, ha apuntado que entre los 40 detenidos hay 11 menores y que "alguien debe hacerse responsable de los destrozos provocados, sus padres o tutores". "Los 40 detenidos pertenecen a grupos de violencia antisistema, extrema, que ya habíamos visto en otros lugares; son clásicos en los incidentes de seguridad ciudadana que hemos visto en Madrid en las manifestaciones ante el Congreso y en otras", ha asegurado sin desvelar qué organizaciones estaría detrás.

Estos grupos "radicales" y "antisistema" de los que habla el secretario de Estado, "utilizan las redes sociales para hacer convocatorias rápidas, desplazarse y eludir la acción policial", y que estas vías comunicación no existían a principios de los noventa, cuando se redactó la actual ley. Martínez ha hecho hincapié en que esos grupos "extremadamente violentos" no tienen que ver con la reivindicación vecinal, sino que aprovechan las manifestaciones ciudadanas "para generar violencia" y en ocasiones "se desplazan, en este caso desde Madrid y Valladolid", ha dicho.

A media que se sucedían las noches de disturbios, el despliegue policial ha ido aumentado en el barrio burgalés. Ya son cerca de 130 agentes de la Policía Nacional los que están presentes en el barrio de Gamonal, han informado fuentes policiales.

Estas mismas fuentes han precisado que este despliegue lo forman un centenar de agentes antidisturbios de la Unidad de Intervención Policial (UIP) y un refuerzo de 30 miembros de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) desplegado de forma estable en la zona.

Esta es la presencia policial desde ayer domingo ya que el despliegue ha ido aumentando con el paso de los días y que podría seguir haciéndolo, indican estas fuentes. Así, la primera noche de disturbios del viernes al sábado había apenas 15 antidisturbios de un subgrupo de la UIP, además de los 30 UPR. La segunda noche, el número de antidisturbios ascendió a 30 por lo que el despliegue total ascendió a 60 efectivos.

En el caso de Burgos, una ciudad que ha calificado de "tranquila" y con muy buenos índices de seguridad, ha puntualizado que este fin de semana han sido más de 100 los contenedores quemados y, además, ha destacado que ha habido enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, ataques a sucursales bancarias, destrozos de mobiliario urbano y lanzamiento de tornillos.

En el anteproyecto de ley, la quema de contenedores se tipifica como infracción grave, penada con entre 1.001 y 30.000 euros, ha explicado Martínez, aunque puntualizando que aún está pendiente el trámite parlamentario de la norma. Según el número dos de Interior,"es cierto que en España los ciudadanos, pese a las protestas, se están comportando de manera ejemplar", pero hay grupos que "se cuelan" y eso obliga a "mejorar el ordenamiento jurídico" para recoger "de manera más precisa" los distintos casos y "garantizar mejor" los derechos.

Después de todo ello, ha asegurado, sin embargo, que sería "poco afortunado legislar en caliente" y según él, Interior está desarrollando la norma "con sosiego", algo que, en el caso de la Ley de seguridad Ciudadana ya le ha costado hasta la reprimenda de Europa por restrictiva.