Público
Público

Interior castigará "las perversiones de la libertad de expresión que atenten contra el honor de la policía"

El ministro Jorge Fernández Díaz anuncia que tambíen perseguirá conductas que "se parapeten" en el derecho de manifestación y que ataquen a los agentes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha abogado este viernes por establecer 'límites en el ordenamiento jurídico' a lo que calificó de 'perversiones de la libertad de expresión' que atenten contra el honor de los policías. Y de la misma forma, que se persiga también a quienes 'se parapetan' en las manifestaciones para llevar a cabo 'cosas muy distintas' a las que ampara ese derecho constitucional.

En su discurso oficial en el acto de entrega de titulos a la XIV Promocion de Comisarios Principales del Cuerpo Nacional de Policia, Fernández Díaz aprovechó para entrar de lleno en la polémica desatada por las manifestaciones del director general de la Policía, Ignacio Cosidó, quien anunció que la próxima reforma de la ley de Seguridad Ciudadana perseguirá la difusión por Internet de imágenes en las que se vea a las fuerzas de seguridad actuando.

Ante Cosidó, la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, su secretario de Estado, Ignacio Ulloa, y más de cien policías, el ministro ha proclamado que 'cuando la libertad de expresion se pervierte y se convierte en lesión al derecho al honor o a la seguridad ciudadana, debe encontrar los razonables limites en el ordenamiento jurídico, pues deja de ser un derecho para ser una conducta reprobable'.

El ministro ha precisado que se refería al honor de ciudadanos en general y de los policias en particular, ampliando lo dicho de la libertad de expresión también al derecho de manifestación, en concreto a quienes 'se parapetan o se disfrazan' en el mismo, para atentar contra derechos de ciudadanos o agentes.

Fernández Díaz hizo esas precisiones tras destacar que la Policía y la Guardia Civil garantizan derechos esenciales y nucleares del Estado como son'la libertad de expresión y el derecho a la información'.

Asimismo, el titular de Interior ha lanzado una andanada a las declaraciones de conseller catalán de Interior, Felix Puig, en torno a los Mossos, y ha dicho que los agentes de la policía autónoma catalana y los de la vasca, los ertzainas,  tienen las mismas obligaciones que la policía y la guardia civil en relación a la Constitución española, y a la defensa de los derechos de los ciudadanos que recoge su articulo 104.

En relación a la reforma de la Ley de Seguridad Cuidadana propuesta por Cosidó para impedir que se difundan en Internet imágenes de agentes en el ejercicio de sus funciones, también se refirió este viernes la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

La número dos del Gobierno se mostró más prudente que el director general de la Policía y su superior, el ministro del Interior, al pronunciarse sobre la posibilidad de que el Gobierno introduzca la prohibición de grabar o tomar imágenes de los agentes y difundir el material, informa Ana Pardo de Vera. Para Soraya Sáenz de Santamaría, la modificación de la Ley sobre Protección de la Seguridad Ciudadana es un asunto muy 'sensible' que exige atar muchos cabos, entre ellos y por un lado, el 'respeto al derecho de información, opinión, manifestación o libertad de expresión' y, por otro, el 'respeto asimismo a la integridad de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado'.

Sin desautorizar explícitamente a Ignacio Cosidó, la número dos del Ejecutivo fue, sin embargo, muy clara sobre quién y dónde anunciará las medidas que se tomen definitivamente: cuando la modificación de esta ley tenga su proyecto 'será el ministro del Interior quien la explique en esta mesa', señaló en referencia al sitio del portavoz que ella representa. Antes de eso, aclaró la vicepresidenta, hay que conocer las demandas de los agentes, sus necesidades y problemas, analizar las vías de solución y elaborar distintos informes de varios departamentos que habrían de enviarse, entre otros organismos de supervisión, al Consejo de Estado. A partir de ahí y tras la conclusión de éstos, modificar una ley que, por ser Orgánica, demora mucho más el trámite. Las fuentes del Gobierno consultadas han evitado, por tanto, poner un plazo a esta reforma'

El propio Cosidó, en el mismo acto que Fernández Díaz, no volvió a referirse a la reforma de la Ley y pareció suavizar su discurso subrayando que los policías deben ejercer su autoridad 'sin titubeos pero con proporcionalidad. 'La exigencia no está reñida con la indulgencia', dijo.

Además, pidió a los mandos que 'den la cara' por sus subordinados 'por principio', lo que dijo que no es incompatible con corregir 'conductas individuales reprobables' de algún agente.