Publicado: 06.11.2014 00:00 |Actualizado: 06.11.2014 00:00

Interior creará dos oficinas para solicitantes de asilo en los puestos fronterizos de Ceuta y Melilla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Ministerio del Interior creará en Ceuta y Melilla sendas oficinas de atención a solicitantes de asilo y protección internacional en los puestos fronterizos habilitados en ambas ciudades autónomas. Con ello, según señala el departamento que dirige Jorge Fernández Díaz, el Ministerio quiere dar otra respuesta a la "singularidad de Ceuta y Melilla".

Esa "singularidad" implicará también la reforma de la Ley de Extranjería, que permitiría dar cobertura jurídica a las expulsiones en caliente, una práctica denunciada por partidos de la oposición, ONG e instituciones europeas, consistente en devolver de manera ilegal a las personas que han logrado cruzar la valla fronteriza.

El proyecto, que según Interior reforzará las garantías del sistema de protección internacional y permitirá un mejor cumplimiento de las exigencias del sistema europeo común de asilo, se materializará en los próximos meses.

La intención del Gobierno es que las instalaciones se habiliten dentro de la zona de control fronterizo y estén claramente identificadas como lugares de formalización de solicitudes de asilo o protección internacional. Será en esas oficinas donde, siempre con asistencia de abogado e intérprete, se realizará una identificación de aquellos inmigrantes que pudieran ser potenciales solicitantes de protección internacional, asegura el Ministerio.

Sin embargo, la secretaria general de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), Estrella Galán, ha pedido garantías de que los solicitantes puedan acceder, dado que en Marruecos no tienen libertad de circulación. "Nos preocupa que no se garanticen las posibilidades de acceso a estas unidades fundamentalmente en el caso de los subsaharianos, para quienes sería casi imposible llegar a los puestos fronterizos de Ceuta y Melilla. Si la gendarmería marroquí va a impedir que los subsaharianos lleguen, la solución va a ser sólo relativa", dejó claro Galán.

Para llegar hasta el puesto fronterizo de Ceuta y Melilla por tierra desde Marruecos es necesario superar un control previo de la gendarmería marroquí, lo que podría suponer un problema para los ciudadanos de países subsaharianos que viven en el país vecino sin permiso de residencia y que, por tanto, carecen de libertad de circulación.

Los inmigrantes podrían formalizar su solicitud ante el Cuerpo Nacional de Policía, aunque su resolución estará a cargo, como hasta ahora, de la Oficina de Asilo y Refugio, también dependiente del Ministerio del Interior. Una vez formalizada la solicitud, se tramitaría por el procedimiento denominado "de frontera". Mientras se resuelve la admisión, en el plazo establecido de ocho días, los solicitantes no tendrán que permanecer en los espacios habilitados en frontera, sino que permanecerán en el territorio de Ceuta y Melilla, bien en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), bien en el alojamiento privado al que, en su caso, pudieran optar.

La creación de oficinas de asilo y refugio había sido reivindicada en varias ocasiones por el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en España, que estima que más de la mitad de los residentes del CETI de Melilla son potenciales solicitantes de asilo.