Público
Público

Internos del CIE de Valencia acusan a la Policía de animarles a hacer denuncias falsas contra ONG

Dos internos en el Centro de Internamiento de Extranjeros de Valencia denuncian sendas palizas de la Policía Nacional y el intento de los cuerpos de seguridad de que acusaran a las ONG de facilitarles la fuga a cambio de un trato de favor

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tan solo una semana después de que -según las denuncias de varios internos en el CIE de Zapadores en Valencia- la Policía Nacional respondiera con intimidaciones, vejaciones y agresiones físicas a la tentativa de un grupo de argelinos de realizar una huelga de hambre pacífica en protesta por su privación de libertad, la tempestad regresó el pasado fin de semana al centro de internamiento valenciano.

Los agredidos habrían sido también en esta ocasión dos jóvenes argelinos; el motivo, el intento de fuga de uno de ellos. Según las denuncias que Sekkal Mohamed Nouredine, de 20 años de edad, y Amine Mourdani, de 22, interpusieron en el juzgado de instrucción el pasado domingo, asegurando haber recibido patadas, puñetazos e insultos como 'moro de mierda' o 'hijo de puta' tras la voz de alarma de la policía por un intento de fuga.

Sin embargo, la novedad en su denuncia estribaba en el hecho de que, según su relato, tras las agresiones la Policía les animó a que implicaran a las ONG que realizan tareas de acompañamiento a los inmigrantes del CIE en el intento de fuga, ofreciéndoles un trato de favor a cambio de que acusaran a los voluntarios de introducir objetos peligrosos. 'Me ayudarían a salir', asegura Mourdani en su denuncia.

Les ofrecieron un trato si acusaban acusaban a los voluntarios de las ONG de introducir objetos peligrosos 

'Esa acusación es completamente falsa', aseguraron ayer a Público fuentes de la Policía Nacional, que solo reconocen como cierta la parte del relato de los inmigrantes en la que cuentan que los agentes encontraron en las celdas unos alicates y una cuchilla.

Las ONG, en cambio, no son tan rotundas. 'En caso de que la acusación sea cierta nos parecería lamentable', reconoce la portavoz de la campaña 'CIE's No', para cuya organización el movimiento no sería más que 'un intento de perpetuar el oscurantismo de lo que sucede en estos centros'.

En este sentido cabe recordar que la campaña 'CIE's No' está promovida por una treintena de organizaciones cuyo principal servicio -al margen de reclamar el cierre de estos 'Guantánamos españoles'-  son las llamadas comisiones de acompañamiento, cuya misión es proporcionar a los internos acompañamiento psicosocial (atienden a personas que están encerradas sin haber cometido ningún delito y por tanto no entienden el porqué de su internamiento), ejercer de enlaces entre los presos y sus abogados ('muchos no saben que pueden acceder a un abogado de oficio porque no se les informa de sus derechos', aseguran desde 'CIE's No'), o ayudarles en la tramitación de sus solicitudes de asilo.

'Criminalizarnos para limitar nuestro acceso sería una manera de volver a ocultar lo que pasa dentro' No obstante, como recuerdan desde la campaña, este servicio pueden ofrecerlo 'después de muchos años de lucha, porque así lo dictó un juez, no porque nos dejara la administración del Estado', mientras que a otros agentes sociales como la prensa o el Síndic de Greuges -el equivalente valenciano de la figura del Defensor del Pueblo- sigue sin dejárseles acceder a estos centros de internamiento. 'Criminalizarnos para limitar nuestro acceso sería una manera de volver a ocultar lo que pasa dentro, pero confiamos en la justicia para que esclarezca los hechos', afirma la portavoz de la campaña.

'Algunos internos tienen más miedo de hablar con nosotros, como si se estuviera ejerciendo presión sobre ellos' Sucedieran o no los hechos como recoge la denuncia, algunos miembros de la comisión de acompañamiento en Valencia están percibiendo últimamente que 'algunos internos tienen más miedo de hablar con nosotros, como si se estuviera ejerciendo presión sobre ellos'.

En cualquier caso, los dos denunciantes argelinos estaban ayer aterrorizados ante la posibilidad de ser deportados inmediatamente. Para el portavoz de la Policía Nacional ese temor era 'absurdo', pues 'estas tramitaciones llevan su tiempo y sus plazos'.

Sin embargo, como recuerdan desde la campaña y recogen las hemerotecas, las repatriaciones precipitadas de inmigrantes después de que estos hayan realizado una denuncia, no son una excepción. 'La mayor parte de las ocasiones a los afectados se les avisa de su repatriación con doce horas de antelación, como máximo', asegura la portavoz de 'CIE's No'. 'Ojalá esta vez sea verdad y dejen a las dos víctimas que su denuncia siga su curso', añaden, mientras relatan como Sekkal y Amine viven estas horas con el temor de su expulsión inmediata. Saben que el ferry de Valencia a Argelia sale los martes.