Público
Público

Internos denuncian agresiones de la policía en el CIE de Valencia

Las supuestas vejaciones se produjeron tras iniciar una huelga de hambre pacífica en protesta por su privación de libertad. Las fuerzas de seguridad niegan que llevasen a cabo una protesta, aunque reconocen la existencia de una querella

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un grupo de inmigrantes de origen argelino ha denunciado haber sufrido intimidación, vejaciones y agresiones físicas por parte de la Policía Nacional en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Zapadores de Valencia tras iniciar una huelga de hambre pacífica en protesta por su privación de libertad.

Por su parte, fuentes policiales han negado que se haya producido ninguna huelga de hambre en Zapadores, aunque sí han confirmado la existencia de una denuncia en un juzgado, que ha pedido la colaboración de la Policía para esclarecer lo sucedido. En este sentido, desde Jefatura han asegurado que colaborarán, al igual que han hecho en otras ocasiones, por si hubiera existido alguna responsabilidad por parte de algún funcionario.

La Campaña por el Cierre de los CIE explica en un comunicado que la huelga de hambre comenzó el viernes 11 de octubre a la hora de la cena, cuando cuatro personas se negaron a comer con el objetivo de llamar la atención para que les liberaran o les enviaran a sus países de origen. En ese momento, de acuerdo con esta versión, la policía tomó nota inmediatamente de los nombres de las personas que se negaban a comer. Al día siguiente, durante el desayuno y la comida se unieron nuevos internos a la protesta y el grupo que se negaba a comer era de 20 personas.

Ese día, 12 de octubre, entre las 14.30 horas y las 17.00 horas la Policía cerró con llave las habitaciones de los internos, cuando normalmente permanecen abiertas, y reunieron a todos los retenidos del CIE en el comedor, en presencia de 15 policías antidisturbios y los cinco guardias del turno del centro, ha detallado la Campaña por el Cierre de los CIE. La entidad asegura que los agentes hicieron salir a los internos que no estaban en huelga de hambre, intimidaron a los que mantenían la protesta y les comunicaron 'que no lo consideraban una huelga de hambre, sino un motín', tal como relató la víctima.

Entre las 20.00 horas y las 20.30 llevaron a cenar a los internos en huelga de hambre aparte de los demás y todos comieron, a excepción de cuatro que mantenían la huelga. Justo después de cenar 'les encerraron de nuevo en las habitaciones, sin dejarles ir al baño a hacer sus necesidades o fumar en todo este tiempo', han agregado las mismas fuentes.

Ese mismo día, otro interno ha denunciado que un policía le agredió a él y a otros internos tras descubrir que había encendido un papel para mantener el fuego y poder fumar más adelante. En su caso, le provocaron, según las mismas fuentes, un hematoma en el ojo por el que solicitó atención médica, que no se le dio hasta cuatro días después.

Asimismo, la entidad ha apuntado que otro hombre que participó en la huelga de hambre denunció el pasado martes ante el juzgado de Instrucción haber sufrido el domingo malos tratos y vejaciones por parte de un policía que 'le golpeó con el puño cerrado en su pómulo izquierdo' y le escupió en la boca. La denuncia recoge que el agente no llevaba placa identificativa, aunque el interno asegura poder reconocerlo con facilidad y detalla una descripción física del policía.

Los internos han solicitado en sendas denuncias que se investiguen las grabaciones del sistema de video vigilancia del día y las horas señaladas, que se llame a declarar a los agentes identificados, así como a los denunciantes e internos que se encontraban en el lugar donde supuestamente se produjeron los hechos.

Por su parte, la Campaña por el cierre de los Centros de Internamiento para Extranjeros ha exigido 'que se tomen medidas inmediatas para garantizar que hechos tan graves como este no vuelvan a suceder y que se pongan en marcha los mecanismos necesarios para garantizar una investigación real de lo sucedido sin que se perjudique a la persona que ha interpuesto la denuncia ni a los testigos'.