Público
Público

Interrupción de warfarina, riesgosa en pacientes con fibrilación atrial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Para los pacientes confibrilación atrial (FA) que siguen una terapia con warfarina alargo plazo, interrumpir el fármaco aumenta más de dos veces elriesgo de muerte o de tromboembolismo en los siguientes 90 días,revela un estudio danés.

"Esto destaca la importancia de la evaluación cuidadosa eindividual del equilibrio entre el riesgo de trombosis ysangrado antes de interrumpir el tratamiento con warfarina",señalaron los autores.

El equipo del doctor Jakob Raunso, del Hospital Gentofte dela Universidad de Copenhague, en Dinamarca, indicó que lospacientes con FA no suelen cumplir con la terapia anticoagulanteo discontinúan el tratamiento por una aparente estabilidad o lanecesidad de cirugía.

Para ver qué podía implicar esto, el equipo analizó datos de48.989 daneses tratados con warfarina luego de unahospitalización por FA entre 1997 y el 2008.

El tratamiento fue interrumpido por un promedio de 36 díasal menos una vez en 35.396 de esos pacientes (el 72 por ciento),y se registraron 8.255 muertes o episodios de tromboembolismodurante la interrupción del tratamiento, informaron los autoresen European Heart Journal.

El doctor Raunso y sus colegas comentaron: "Es debatible siel aumento en el riesgo hallado en el presente estudio es unefecto rebote real debido a las propiedades farmacológicas de lawarfarina o un efecto donde el riesgo inherente detromboembolismo de los individuos genera eventos en cuantodesaparece el efecto anticoagulatorio".

No obstante, el equipo señaló que varios estudios indicanque los niveles del factor de coagulación VII aumentan porencima de lo normal cuando se detiene la anticoagulación.

Dados sus hallazgos, los expertos concluyeron que "lainterrupción del tratamiento con warfarina ocurre con frecuenciay que es evidente un aumento drástico en la incidencia detromboembolismo o muerte tras la interrupción del tratamientocon warfarina, lo cual tendría consecuencias clínicas graves".

FUENTE: European Heart Journal, online 23 de diciembre del2011