Público
Público

Los intrusos de la Casa Blanca intentaron pagar con un lujoso reloj que resultó ser falso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Michaele y Tareq Salahi, la pareja que se burló la seguridad de la Casa Blanca y se coló a una cena de Estado ofrecida por el presidente Barack Obama, intentó pagar el hermoseamiento del jardín de su casa con un lujoso reloj que resultó ser falso.

El reloj era un Patek Phillipe que, según Tareq Salahi, cubriría con creces la cuenta de más de 2.000 dólares que le había cobrado su decorador de exteriores.

Sin embargo, Ray Cosey, de la casa R E Jewelers Watch & Clock, reveló que la pieza no tenía un valor de más de 100 dólares y que posiblemente fue comprada en la calle por un precio todavía menor.

El valor medio de un reloj Patek Phillipe en Estados Unidos es de alrededor de 15.000 dólares.

"Nos dimos cuenta de inmediato de que era una imitación", dijo Cosey en declaraciones que publica el diario The Washington Post en su página de internet.

Según el rotativo, aparentemente con la intención de que el problema escapara de su control y para recuperar el reloj, Salahi entregó al paisajista un cheque, debidamente certificado, por 2.063 dólares.

El mes pasado Salahi y su esposa se convirtieron en el tema central de los comentarios de Washington cuando se denunció que habían ingresado en una cena ofrecida por Obama al primer ministro de la India, Manmohan Singh, sin haber sido invitados.

La pareja de intrusos no sólo burló la estricta seguridad de la Casa Blanca sino que también se fotografió y conversó con Obama, así como con el vicepresidente, Joe Biden, y el jefe de Gabinete, Rahm Emmanuel, además de prestarse para los focos de los periodistas que retrataron a los asistentes al evento.