Público
Público

La invención radical de Matisse aterriza en Nueva York

El MoMA muestra la etapa más enigmática y experimental de maestro francés.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los cinco años más enigmáticos y experimentales de la carrera artística de Henri Matisse son el centro de la próxima gran exposición del Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York, la primera dedicada a ese periodo del pintor francés.

Matisse: radical invention, 1913-1917 explora un momento fundamental de la carrera de Henri Matisse (1869-1954), justo cuando desarrolló sus trabajos más exigentes, experimentales y enigmáticos, y estará abierta al público hasta el 11 de octubre.

Se trata de una ambiciosa muestra que a través de 120 pinturas, esculturas y dibujos realizadas por el pintor francés en esos cinco años quiere mostrar su proceso de trabajo y la revolucionaria experimentación de lo que él mismo llamaba sus métodos de construcción moderna.

Estos grandes cambios que sufrió Matisse se produjeron después de su vuelta de Marruecos a mitad de 1913. Empezó a enfatizar la forma y a prestar atención a los artistas más jóvenes, en especial a los cubistas como Pablo Picasso y Juan Gris.

Matisse regresó a París de un viaje a Marruecos en 1913, y allí permaneció hasta que en 1917 decidió instalarse en Niza, en el sur de Francia, una etapa que para los expertos es un momento decisivo en la carrera de uno de los máximos representantes del fauvismo.

La exposición se ha organizado cronológicamente, comienza con los trabajos del pintor entre 1907 y 1912 e incluye un espectacular cuadro de Paul Cézanne, titulado Trois baigneuses, realizado entre 1879 y 1882, y que Matisse adquirió en 1899. De sus primeros años de producción artística se exhiben igualmente otras obras destacadas, como Le Luxe, Blue Nude (Memory of Biskra) o Bathers with a Turtle. También de esa época son las obras que surgieron de su viaje a España y Marruecos, en las que se aprecia un rico colorido y su admiración por la arquitectura morisca, tal como refleja el famoso The Manila shawl o Fatma, the mulatto woman.

Para el capítulo artístico en el que se decanta por la experimentación y responde al cubismo para representar formas y espacios, el MoMA ha elegido grandes telas como Interior with goldfish (1914), una composición que repitió en Goldfish and Palette (1914-15). Las formas geométricas y la austera paleta de colores se reflejan en View of Nôtre Dame, Branch of lilacs o Still life with lemons.

El siguiente capítulo va del verano de 1914 al final de 1915, cuando Europa vivía la I Guerra Mundial. De esos años hasta 1917 surgen una serie de bodegones, retratos y puertas y ventanas abiertas que de nuevo se llenan de color.



The Museum of Modern Art


www.moma.org Vuelos Madrid-Nueva York
Vuelos Barcelona-Nueva York