Público
Público

La inversión fotovoltaica cae este año a 800 millones de euros, un 95% menos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El sector fotovoltaico cerrará 2009 con una inversión de unos 800 millones de euros, lo que supone un descenso del 95 por ciento respecto a 2008, año en el que esta tecnología protagonizó un espectacular despegue con 16.400 millones invertidos.

Frente a los 2.660 megavatios (MW) fotovoltaicos que se instalaron en España el año pasado, este ejercicio se han colocado unos 120 MW, con lo que ni siquiera se cubrirá el cupo de 500 MW fijado por el Gobierno, explicó en una entrevista con Efe el presidente de la patronal ASIF, Javier Anta, quien reconoció que el crecimiento de 2008 era "insostenible".

El cupo fijado por el Gobierno para este año se ha cubierto en la última convocatoria resuelta hace una semana, por lo que este año no dará tiempo a instalar esos megavatios.

La principal razón del desplome de 2009 obedece a que en octubre del año pasado entraron en vigor unas primas inferiores en un 30 por ciento a las que se cobraban hasta entonces, lo que provocó que se aceleraran muchos proyectos para beneficiarse de una mayor retribución, lo que, a su vez, podría haber dado lugar a un fraude millonario que ahora investiga la Comisión Nacional de la Energía.

En 2009 la actividad del sector también se ha visto frenada por las dificultades de financiación y por el efecto "psicológico" que genera en los productores ver cómo caen los precios de los paneles solares y que les lleva a retrasar proyectos ante la posibilidad de que aún se abaraten más.

"Ha sido un año en blanco", aseveró Anta, quien añadió que, junto a estos factores, el retraso en la publicación de la normativa que estableció los cupos trimestrales también ha dificultado que se cubriera toda la oferta.

Anta auguró que la actividad del sector, que con la caída de la inversión ha perdido unos 30.000 puestos de trabajo, mejorará en el futuro porque "peor no se puede estar" y agradeció que el Gobierno está siendo sensible a los problemas por los que atraviesa.

En este sentido, explicó que el Ejecutivo ha decido conceder una prórroga adicional de cuatro meses antes de ejecutar los avales a aquellas instalaciones que inscritas en el registro que da acceso a las primas no hayan entrado en funcionamiento al año de su inscripción.

La "clave" estará en que la potencia que no se haya instalado será "reflotada" y podrá sumarse a los cupos previstos para el próximo año.

En cuanto al sistema de cupos, que limita a 500 MW la potencia fotovoltaica a instalar anualmente, Anta dijo que el sector lo acepta porque entiende que es el que el Gobierno cree coherente con la evolución de otras tecnologías.

Sin embargo, dijo que si este límite se mantiene hasta 2020 el sector no se sentirá cómodo, ya que aspira a contar ese año con entre 17.000 y 20.000 MW para generar entre el 6 y el 7 por ciento del consumo eléctrico, que ahora abastece entorno al 1,5 y 2 por ciento.

Por ello, la industria investigará si puede aspirar a más megavatios sin causar problemas al sistema eléctrico, para lo que propone permitir el autoconsumo, lo que abriría muchas posibilidades en ámbitos como comunidades de vecinos o fábricas, que ahora deben vender la energía que producen con paneles para posteriormente comprarla en el mercado.

Lo que se pretende es que los particulares puedan convertirse en empresarios y vender al mercado sólo lo que les sobra tras satisfacer su propio consumo.

En cuanto a la revisión de las primas que recibe el sector, Anta dijo que, tras un año "en blanco" no se pueden aprobar altos recortes, a pesar de que las instalaciones se han abaratado entre el 15 y el 25 por ciento debido al descenso del precio de los panales solares en un 30 por ciento en 2009.