Público
Público

La inversión frenará su caída a la mitad este año

La vivienda aún representa el 48% del dinero invertido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La mala noticia es que los dos años de crisis han hecho caer la inversión real en España, necesaria para seguir creando capacidad productiva y volver a generar empleo, hasta el punto de que el año pasado bajó un 15,7%. La buena es la previsión de que este año ese descenso se reduzca a menos de la mitad, un 7%, según estiman la FundaciónBBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie).

Pese a la recesión, el dinero invertido acumulado no ha mermado en términos reales y roza los 5 billones de euros. Aunque sí ha frenado su crecimiento, del 3,9% en 2008 al 2,8% el año pasado. El hecho de que esta acumulación de capital (stock, en jerga macroeconómica) no haya bajado ha servido para amortiguar 'el efecto negativo de la destrucción de empleo' en la economía, señaló ayer el director de Investigación del Ivie, Francisco Pérez, en la presentación del informe sobre inversión.

No obstante, el peso que tiene esta inversión en la riqueza del país no ha dejado de caer desde 2008, cuando comenzó la crisis que luego se convirtió en recesión. Tras marcar un máximo del 30,7% del Producto Interior Bruto (PIB), ha descendido hasta el 23,6%, el año pasado, con lo que se sitúa a los niveles de 1998, cuando comenzó el boom inmobiliario.

Al igual que la vivienda propició la escalada de la inversión entre 1998 y 2007, también ha sido el principal detonante de su caída. A pesar de ello, aún sigue teniendo un considerable peso del 48,2% del total. De los 4,8 millones de capital neto acumulados el año pasado, 2,35 billones corresponden a pisos. Aunque hay que señalar que esta cifra descendió en 2009 por primera vez en quince años.

'Es la inversión que más tarde se recuperará', afirmó el director del informe, que eludió dar estimaciones.

En cualquier caso, el dinero ha diversificado poco en España y, desde que comenzó la etapa de crecimiento en 1995 tras la anterior crisis, la industria ha perdido peso y lo han ganado los servicios. El ladrillo sigue imperando. Si la mitad está invertido en vivienda, gran parte de la otra mitad, nada menos que un 40,7%, se ha destinado a otras construcciones. Aunque hay que hacer la salvedad de que medio billón, de un total de 1,9 billones, corresponden a infraestructuras, una partida que contribuye a crear empleo y que fue la que menos cayó el año pasado, apenas un 1,2%.

No ocurrió lo mismo con la maquinaria industrial, que supone el 8,4% de la inversión, y que retrocedió un 22,8% en 2009. Algo más, un 24%, bajaron los equipos de transporte, como los vehículos a motor, aunque sólo suponen un 3% del total invertido.