Publicado: 28.11.2014 10:29 |Actualizado: 28.11.2014 10:29

Los inversores han sacado de España 22.300 millones en lo que va de 2014

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los inversores sacaron de España 2.200 millones de euros en el mes de septiembre, frente a la entrada de 2.900 millones del mismo mes del año anterior, por lo que ya se acumulan salidas netas de 22.300 millones de euros entre enero y septiembre de este año, según la balanza de pagos que publica el Banco de España. La salida o entrada de capitales es un saldo que resulta de tener en cuenta lo que los inversores españoles invierten fuera del país y lo que los extranjeros meten en España en ese mismo mes.

En el caso de septiembre, el saldo de estos conceptos arroja una salida de capitales por valor de 2.200 millones, una cifra que supone una desaceleración de lo retirado por los inversores de España en el mes anterior, cuando sacaron del país 5.000 millones de euros. En el agregado de los nueve primeros meses del año, se han registrado unas salidas netas de capital de 22.300 millones de euros, frente a las entradas de 38.900 millones registradas un año antes en el mismo periodo.

De hecho, en 2013, la mejora de la economía española y la mayor confianza en la misma llevó a los inversores a inyectar en España un total de 88.981 millones de euros después de que en 2012 sacaran 173.191 millones de euros.

La balanza por cuenta corriente, que mide los ingresos y pagos al exterior por intercambio de mercancías, servicios, rentas y transferencias, acumuló un déficit de 4.200 millones de euros hasta septiembre, frente al superávit de 9.300 millones del mismo periodo de 2013, según datos facilitados este viernes por el Banco de España. Este resultado es consecuencia principalmente del mayor déficit de la balanza de rentas, hasta los 24.400 millones de euros, y de la caída del superávit de la balanza de bienes y servicios hasta los 20.300 millones de euros.

En la balanza de turismo y viajes, el superávit acumulado en los nueve primeros meses del año ascendió a 28.800 millones de euros, por encima de los 28.200 millones del mismo periodo de 2013. La balanza de capital registró, por su parte, un superávit de 3.800 millones de euros, por debajo de los 4.700 millones generados en el mismo periodo del año anterior.

En el conjunto de los nueve primeros meses del año, la economía española experimentó una necesidad de financiación de 400 millones de euros, frente a una capacidad de financiación de 13.900 millones en el mismo periodo del año anterior.