Público
Público

Los inversores privados coparán el mercado inmobiliario en 2009

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Ben Harding

Los mega ricos españoles van a emerger como inversores clave en el problemático mercado inmobiliario español el próximo año y probablemente tomarán posiciones en el mercado de oficinas, dijo el lunes el responsable en España de la consultora Cushman & Wakefield.

Roger Cooke, socio y director ejecutivo de Cushman en España, dijo que los inversores tradicionales como los fondos inmobiliarios alemanes tienen el dinero pero no el conocimiento del mercado para crear nuevos fondos en España, mientras que los compradores de private equity siguen al acecho de activos a precios de saldo.

"Espero que a principios del año que viene las grandes fortunas sean los inversores más fuertes del mercado", dijo a Reuters en una entrevista en Madrid.

Inversores individuales como Amancio Ortega, propietario de Inditex, llevan tiempo analizando el mercado inmobiliario y tienen una tradición de estar directamente implicados en las inversiones, a diferencia de otros en Europa que pasan las decisiones de inversión a los gestores de fondos.

"Ellos tienen el dinero, las rentabilidades se han ajustado, no están buscando niveles de precio excesivamente bajos por lo que la oferta se amplia", dijo Cooke.

más fáciles de financiar y al alcance de este tipo de inversores - y Cooke añadió que el segmento de oficinas será probablemente la apuesta más defensiva en la recesión.

"Sospecho que el mercado de oficinas comenzará a repuntar antes que los centros y espacios comerciales. No hemos visto los últimos problemas de ventas en el mercado de centros comerciales y el mercado de oficinas (en Madrid y Barcelona) no tiene exceso de oferta como en los ciclos anteriores", dijo añadiendo que los alquileres de oficinas han caído entre un 35 y un 45 por ciento en un año.

"Creo que la primera mitad de 2011 será un momento bastante interesante para entregar un edificio".

BARATOS PERO NO "GANGAS"

Tras diez años de 'boom' residencial en España, el mercado se ha dado definitivamente la vuelta este año por el exceso de oferta, los altos tipos de interés, la fuerte subida de los precios y el 'credit cruch' mientras que el negocio comercial se ha visto contagiado por los mercados inmobiliarios globales.

"Hay una completa falta de confianza y eso afecta a todo las fases, desde el residencial al desarrollo o el alquiler. Todo el mercado español es muy incierto".

El sector se ha apalancado de manera excesiva en los últimos años en una ola de ambiciosos proyectos de expansión y Cooke afirmó que la deuda ha hecho que muchas inmobiliarias vendan activos baratos, aunque no "gangas".

"Casi todos tienen un interés en ventas de activos sensatas. Estamos hablando, casi literalmente, de la supervivencia en muchos casos".

Aunque el mercado probablemente no degenerará en ventas forzosas porque los bancos buscarían evitar cargar su hoja de balance con deuda tóxica, afirmó.

"Los bancos no están permitiéndoles que vendan a cualquier precio (...) Ver más ventas forzosas el año que viene dependerá de la actitud de los bancos, reguladores e incluso políticos".