Público
Público

La investigación sobre los atentados en Yakarta se centra en el análisis del ADN

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las fuerzas de seguridad indonesias centraron hoy sus pesquisas en analizar el ADN de los restos de los dos suicidas que perpetraron los atentados con bomba de ayer en dos de hoteles Yakarta y mataron a nueve personas, informó la Policía.

Además, investigan a fondo la habitación 1808 del hotel JW Marriott, en la que se halló material explosivo y una tercera bomba lista para detonar, pero que fue desactivada a tiempo en el "centro de operaciones" del último ataque islamista en Indonesia.

Según la policía, tanto la bomba que no explotó como las dos detonadas contaban con clavos, tuercas y tornillos para aumentar su efecto y son "idénticas" a otras utilizadas previamente por la Yemaa Islamiya, el brazo de Al Qaeda en el Sudeste Asiático.

Ningún grupo terrorista ha reclamado por el momento la autoría del atentado y el Gobierno no ha apuntado aún presuntos culpables.

Sin embargo, varios analistas coincidieron en señalar la firma de una facción de radicales escindida de la Yemaa Islamiya liderada por el malasio Noordin Mohamed Top.

Top, al que las fuerzas de seguridad consideran un experto en la fabricación de bombas, está acusado de participar, entre otros, en los atentados de Bali de 2002, el ataque más mortífero del grupo radical con 202 muertos.

El atentado tuvo lugar el viernes por la mañana, cuando dos bombas estallaron casi de forma simultánea en los hoteles Ritz-Carlton y JW Marriott del centro financiero de la capital indonesia, causando al menos nueve víctimas mortales y 50 heridos.

Por ahora, entre los fallecidos ya se han confirmado cuatro extranjeros -dos australianos, un neozelandés y un singapurés-, y otra docena entre los heridos.

Esta acción terrorista puso fin a casi cuatro años sin atentados islamistas en Indonesia, el país con un mayor número de musulmanes, más de 200 millones de fieles.

El propio hotel JW Marriott fue objeto de otro ataque con bomba en agosto de 2003, que provocó trece muertos y un centenar de heridos.