Público
Público

La investigación intentará localizar "al agresor" de los niños, según Carrión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Guardia Civil busca en el pozo de Algete pistas que esclarezcan cómo llegaron allí los hermanos de Torrelaguna que estuvieron dos días desaparecidos, mientras la delegada del Gobierno, Dolores Carrión, se ha mostrado partidaria de una investigación "para intentar localizar al agresor".

A su llegada a una exhibición de medios de la Policía Nacional para escolares en la Plaza de Las Ventas, Carrión ha explicado que los dos hermanos, de 8 y 11 años, se encuentran "bien" y se ha felicitado de que aparecieran sanos y salvos.

Sobre la investigación del caso, ha recordado que se ha decretado secreto de sumario y ha dicho que "hay que hacer una investigación para intentar localizar al agresor".

Por su parte, un portavoz de la Comandancia de Madrid ha asegurado a Efe que la Guardia Civil sigue investigando lo ocurrido "sin descartar ninguna hipótesis".

Para ello, miembros del Servicio de Rescate e Intervención en Montaña (SEREIM) de la Guardia Civil y agentes del Laboratorio de Policía Judicial se han desplazado hoy al pozo de Algete para recoger del fondo "todo aquello que sea de interés para la investigación".

El pozo, recubierto con tubos de hormigón prefabricado, tiene unos diez metros de profundidad y se encuentra en la planta baja de una caseta de una finca agrícola, en cuyo piso superior se guarda la bomba de riesgo.

Los investigadores han recuperado del fondo, donde se acumula "un palmo" de agua, una puerta rota, que deberá ser analizada para determinar su procedencia y el tiempo que lleva allí.

También analizarán la ropa que vestían los niños cuando fueron rescatados por los bomberos de la Comunidad de Madrid.

El portavoz de la Guardia Civil ha recordado hoy la "valentía" de los dos hermanos; cómo "temblaban de miedo" y la desorientación del pequeño de 8 años tras ser rescatado y asegurar: "Uff menos mal, después de una semana".

La Guardia Civil todavía no ha tomado declaración a los niños, que permanecen estables en el Hospital Infantil de La Paz acompañados por su madre, de nacionalidad rumana, con la que viven en Torrelaguna.