Público
Público

Investigadores avanzan en la vacuna contra una infección intestinal común

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un grupo de investigadores, en su mayoría científicos españoles, han conseguido avances en el diseño de una vacuna para prevenir la acción de los parásitos del género Ascaris, causa de una de las infecciones por lombrices intestinales más comunes y que afecta a un 25 por ciento de la población mundial.

En concreto, la investigación, que aparece publicada en el último número de la revista PNAS, desgrana uno de los mecanismos que el parásito emplea para resistir las defensas del organismo infectado.

El estudio, coordinado por los investigadores Francisco Xavier Gomis-Rüth, Francisco Xavier Avilés y Joan López Arolas, es fruto de la colaboración entre grupos del Instituto de Biología Molecular de Barcelona (CSIC) y de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Como ha explicado Gomis-Rüth, las lombrices del género Ascaris pueden vivir ancladas en el intestino humano durante años y llegar a una longitud de 35 centímetros.

"Para poder resistir en un medio tan agresivo, estos parásitos han desarrollado toda una serie de estrategias para evadir los mecanismos de defensa de los huéspedes infectados", ha añadido este científico.

Los investigadores han analizado uno de esos mecanismos de defensa: la producción por parte de la lombriz del inhibidor "ACI".

Esta proteína impide la acción en la persona infectada de las metalocarboxipeptidasas, enzimas alojadas en el intestino que no sólo participan en los procesos digestivos, sino también en la defensa del organismo frente a los patógenos por medio de los mastocitos, células clave del sistema inmune del cuerpo humano.

Estos científicos han analizado, entre otros, la distribución del inhibidor "ACI" en diferentes tejidos y estadios de evolución de lombrices de la especie "Ascaris suum".

"Todos los datos obtenidos en el trabajo podrían sentar la base para el desarrollo de estrategias novedosas para desarrollar vacunas contra estas infecciones parasitarias", ha concluido Gomis-Rüth.

Los parásitos del género Ascaris causan una de las infecciones más comunes por lombrices intestinales, con unos 1.500 millones de personas infectadas en todo el mundo y tienen especial incidencia en la infancia y en países en condiciones sanitarias precarias, según ha informado el CSIC en una nota de prensa.

"Su contagio se encuentra asociado con una higiene personal deficiente, condiciones sanitarias insuficientes o lugares en los que se utilizan heces humanas como fertilizante", ha detallado el investigador del CSIC Gomis-Rüth.

La infección, denominada ascariasis, tiene lugar cuando se ingieren alimentos o bebidas contaminadas con huevos de las lombrices.

Tras un proceso inflamatorio inicial que puede incluir fiebre y tos, su presencia en el intestino puede conllevar anemia, palidez, pérdida de peso y malestar general.

Asimismo, los gusanos adultos pueden llegar a producir oclusiones en el intestino, ictericia o, incluso, cálculos biliares.