Público
Público

Los investigadores dejan plantado a Fomento

Un piloto de la Comisión de Investigación del avión de Spanair dimite por las continuas indiscreciones sobre el accidente de Barajas | Otros expertos se plantean también renunciar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Comisión de Investigación de la tragedia de Barajas, en la que fallecieron 154 personas tras estrellarse el vuelo JK5022 de Spanair, se desmorona. En sólo tres días, tres pilotos han renunciado a continuar con las pesquisas. La última dimisión llegó ayer.

El piloto Valentín Villarroel, uno de los nueve vocales que integran la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC), envió ayer una carta a la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, en la que expresaba su profundo malestar por las filtraciones a la prensa del borrador del informe preliminar. La misiva es demoledora.

'En la CIAIAC hemos fracasado en nuestra misión: promover la seguridad en el transporte aéreo y evitar la alarma social producida por los accidentes', apunta Villarroel. El piloto lamenta que las consecuencias de la publicación de este documento en varios medios de comunicación sean el 'descrédito de la Dirección General de Aviación Civil [...] y los daños irreparables de toda índole a Spanair'.Para Valentín Villarroel, quien era miembro del pleno permanente de la Comisión desde hacía seis años, la CIAIAC ha sido utilizada 'para pervertir sus fines generando desconfianza en lugar de promover la seguridad'.

El piloto, además, discrepa 'profundamente' en la forma y el contenido del borrador. Afirma que el texto 'no refleja fielmente las evidencias y hechos constatados, sino que divaga en suposiciones'. Por eso, dice Villarroel, el documento aún no tiene 'una fiabilidad adecuada a los principios de la investigación'.

Además, considera que las primeras conclusiones están llenas de imprecisiones y del todo incompletas. Asimismo, califica de 'excelentes' los procedimientos desarrollados por Spanair y el grado de cumplimiento de sus tripulaciones. También defiende la profesionalidad de los pilotos implicados en el accidente. En ese sentido, recordó que es imposible saber si los pilotos habían activado correctamente los flaps (alerones traseros situados en las alas del aparato). 'Los flaps no se encontraban posicionados, por tanto nadie puede descartar todavía que los actuadores y/o indicadores pudieran haber tenido un fallo eléctrico', remacha.

El malestar entre los expertos que asisten al resto de miembros de la Comisión de Investigación (entre ellos un meteorólogo, un miembro del CSIC y varios ingenieros y técnicos aeronáuticos) es total. Los vocales de diferentes asociaciones profesionales estudian presentar su renuncia después de la filtración del borrador de un informe que todavía tardará algunos días hasta que sea definitivo.

El juez que instruye la causa, Javier Pérez, también se mostró ayer muy 'molesto y contrariado' por lo ocurrido esta semana, y así se lo hizo llegar ayer a los integrantes de la comisión, a quienes recordó la obligación de respetar la
investigación y el secreto de sumario.

Los expertos de la CIAIAC se reúnen hoy para aprobar el documento preliminar sobre el accidente, aunque fuentes del Ministerio de Fomento admitieron ayer que no se conocerá 'por lo menos hasta el lunes'. Los investigadores deben estudiar ahora las alegaciones presentadas, entre otros, por Boeing (fabricante del avión accidentado) y Spanair.

La aerolínea incidió ayer en la 'necesidad de clarificar distintos conceptos porque el borrador está lleno de imprecisiones'. Respecto a futuras filtraciones, Spanair aseguró que tomará 'medidas más
severas' para asegurarse su defensa.