Público
Público

Investigan el intento de fraude en el voto de italianos en Latinoamérica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La fiscalía de Reggio Calabria, región del sur de Italia, investiga el intento de fraude en el voto de los italianos que residen en Latinoamérica para las elecciones generales que se celebrarán los próximos 13 y 14 de abril.

La noticia fue adelantada hoy por el diario "La Stampa" y confirmada después por la fiscalía, que no quiso entrar en detalles debido al "momento delicado" ante la inminente celebración de las elecciones.

El rotativo explicaba que, según la investigación, un representante de un partido político, del que no se dan más datos, contactó con un empresario siciliano que desde hace tiempo vive en Venezuela para que, gracias a sus relaciones con la Ndrangheta, la poderosa mafia calabresa que cuenta con importantes ramificaciones en Latinoamérica, se hiciese con las papeletas no utilizadas.

En una rueda de prensa celebrada hoy para informar sobre los procedimientos de escrutinio de las elecciones, el ministro del Interior en funciones, Giuliano Amato, confirmó que la fiscalía calabresa le señaló hace algunos días la existencia de la investigación sobre algunos intentos de fraude en el voto en el extranjero.

Amato añadió que, tras ser informado, envió una circular a todos los consulados "en la que se invitaba a prestar particular atención y garantizar que todas las papeletas electorales no se perdiesen de vista".

La investigación comenzó cuando se interceptaron algunas conversaciones entre miembros de la Ndrangheta y el citado empresario siciliano sobre "la marcha de las votaciones" en Latinoamérica.

Según el periódico, el empresario tenía que haberse procurado, gracias a la ayuda de la Ndrangheta y la colaboración del personal de los consulados, con las papeletas no votadas, que tienen que ser devueltas a Italia, para poder hacerlo con el nombre del partido que le había contactado.

Según la "La Stampa" se habla de la posibilidad de conseguir unas 50.000 papeletas, a cambio de casi 200.000 euros (318.000 dólares).

El ministro del Interior añadió que espera que "esta advertencia a los consulados "haya servido para evitar el fraude".

El derecho al voto para los italianos que residen fuera del país se introdujo durante la pasada legislatura en la que gobernaba Berlusconi.