Público
Público

Investigan si pescar en Namibia podría afectar a los ecosistemas marinos sensibles

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Investigadores españoles estudian si es viable la pesca en el caladero de Walvis Bay (Namibia), y en caso afirmativo qué técnicas se deberían utilizar para no dañar sus ecosistemas sensibles o vulnerables, ha explicado a EFE en una entrevista Luis José Abellán, biólogo del Instituto Español de Oceanografía (IEO) en Canarias.

Además de científicos canarios del Instituto Español de Oceanografía han participado -según el biólogo- en la campaña investigadores, técnicos y geólogos de otros centros del IEO en España, así como un equipo de geología de la Secretaría General de Pesca Marítima (SGPM) y representantes del Centro de Investigación Marina de Namibia.

En total han sido doce técnicos y científicos españoles y siete del Instituto de Investigación Marina de Namibia que han trabajado las 24 horas del día para obtener muestras de la riqueza pesquera de ese caladero namibio y realizar además un estudio, a partir de una sonda multihaz, de la geomorfología del fondo marino, explica.

La campaña se ha llevado a cabo en aguas internacionales del Atlántico Sureste, por fuera de aguas de Namibia, casi frente a la dorsal de Walvi, que a su vez es una cordillera marina, pero la investigación se ha centrado en una zona que está dentro de los límites jurisdiccionales de la organización regional de pesca SEAFO.

Entre los objetivos de la campaña está estudiar si determinadas montañas submarinas que hay en la zona y han sido cerradas a la pesca pueden ser reabiertas, "siempre y cuando no afecten a los ecosistemas marinos sensibles o vulnerables", como los corales de agua fría o los campos de esponja, que habitan en la zona.

Para ello, explica el biólogo, se ha llevado a cabo un muestreo sistemático de los fondos marinos con una sonda multihaz y luego se han tomado muestras obtenidas por medio de la técnica de arrastre, aunque, apunta, han sido arrastres cortos de menos de 30 minutos para evitar daños a los ecosistemas marinos.

Se han obtenido 25 muestras que serán analizadas a principios de mayo, cuando está previsto que regrese el buque de la Secretaría General de Pesca Marina "Vizconde de Eza", en el que se llevó a cabo la campaña y que en estos momentos realiza otra en Mozambique.

Además, durante la campaña de Namibia, recuerda Abellán, se realizaron estudios de hidrología que complementarán a los llevados a cabo para evaluar los impactos que las determinadas técnicas de pesca puedan tener sobre los ecosistemas sensibles o vulnerables.

Las bioconstrucciones de la zona son otra de las áreas que analizarán, para lo cuál se ha usado la sonda multihaz, explica el investigador, lo que aportará datos esenciales para en futuras campañas saber qué dragas específicas son las más idóneas para realizar un estudio más exhaustivo de las especies marinas que habitan en ellas.

Es complicado saber si se ha perdido biodiversidad marina en la zona, comenta Abellán, aunque durante la campaña se ha echado de menos la presencia de algunas especies ligadas al veril como alfonsiños, palometas rojas y algunos tipos de pámpano que, por estudios previos, se sabía que existían en la zona.