Público
Público

"La invitada soy yo"

Susana Díaz exhibe su poder orgánico en Madrid, en un desayuno informativo en el que ha estado arropada por la plana mayor de su partido, barones territoriales e incluso miembros del Gobierno y del PP

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ella misma parece haber asumido el calificativo de mujer de armas tomar que le dan algunos de sus compañeros de partido, sobre todo después de que se convirtiera en la mano derecha de José Antonio Griñán dentro del Gobierno de Andalucía. Y hoy, durante un desayuno informativo que ha protagonizado en Madrid, la ya presidenta de la Junta andaluza ha vuelto a dar muestras de su mano de hierro y, también, de su poder orgánico y de su capacidad de convocatoria.

Díaz ha pronunciado un discurso (ver PDF)  en clave nacional. Se ha erigido en renovadora de la política, en la luchadora contra la corrupción y en líder de propuestas, y lo ha hecho frente al máximo dirigente de su partido, Alfredo Pérez Rubalcaba, y ante el presidente del mismo y su principal valedor, el propio Griñán. La presidenta de la Junta se ha atrevido incluso a anunciar que será ella, y no Rubalcaba, la que irá a La Moncloa a ofrecer al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, un 'pacto por la regeneración política', y plantear al conjunto de la sociedad un 'pacto entre generaciones' para reformar el sistema de pensiones.

Con 38 años, es la dirigente del PSOE con mayor poder institucional y así lo ha querido dejar claro esta mañana. Incluso a nivel orgánico, y a pesar de que sigue siendo la secretaria general de los socialistas sevillanos, ha tratado de dar un golpe encima de la mesa cuando periodistas y contertulios han querido conocer si en el corto plazo el PSOE de Andalucía celebrará un congreso para nombrarla a ella como líder en sustitución de Griñán, cerrando así el círculo de poder de la comunidad. 

'El congreso de Andalucía lo haremos', ha anunciado. Según ha dicho, tanto el aún secretario general como ella ya lo han hablado, dando entender que ya tienen prevista una fecha concreta que aún no revelarán. 'Lo haremos cuando entendamos que es el momento más adecuado que esté en sintonía con las necesidades de Andalucía', ha remachado. Porque para ella, ha insistido, 'lo más importante es Andalucía y después el PSOE'.

En todo caso, ha querido dejar claro que será Griñán quien anuncie la fecha definitiva. Por ello, el moderador del desayuno organizado por Nueva Economía Forum ha emplazado al expresidente de la Junta de Andalucía, presente en la sala, a coger el micrófono e intervenir. Díaz no le ha dado opción. 'Con su permiso, la invitada soy yo hoy y otro día invitan al señor Rubalcaba y al señor Griñán', ha dicho, ante la sorpresa de algunos de los asistentes y el aplauso de otros. 

Lo que sí ha vuelto a manifestar la máxima dirigente andaluza ha sido su respaldo a Rubalcaba y a los tiempos marcados por este para su sucesión y para dar con el próximo candidato a La Moncloa. 'Nosotros organizamos un congreso hace año y pico donde elegimos al secretario general de los socialistas, y elegimos a Alfredo Pérez Rubalcaba. Es nuestro secretario general y vamos a reforzar la posición del partido porque el PSOE es fundamental', ha asegurado.

'Cuando llegue el momento de decidir cuál es el liderazgo social tendrán que ser, el secretario general si manifiesta su intención o no de presentarse, y los compañeros que lo deseen quienes tendrán que hacerlo. Y en ese momento todos y todas decidiremos qué es lo que este país necesita y que es lo mejor', ha concluído.

Este jueves, también ha llamado la atención del poder de convocatoria de Susana Díaz. Además de Rubalcaba y Griñán, durante el desayuno se ha podido ver a barones socialistas como los líderes del PSOE en Castilla-La Mancha y Castilla y León, Emiliano García-Page y Julio Villarrubia, respectivamente; al primer secretario del PSC, Pere Navarro; a la vicesecretaria general del partido, Elena Valenciano; a la presidenta del PSOE de Andalucía, Amparo Rubiales; al alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch; al exministro y diputado José Blanco; al expresidente de Aragón Marcelino Iglesias; e incluso al exministro del Interior José Barrionuevo.

También por parte de los conservadores se han dejado ver por el Hotel Ritz de Madrid donde ha tenido lugar el acto el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta: la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril; o la alcaldesa de Marbella (Málaga), Ángeles Muñoz.