Público
Público

Con invocaciones a la paciencia y el diálogo responden al llamado de Zelaya

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El llamamiento a la insurrección hecho por el depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, a sus compatriotas fue respondido hoy desde varios países con invocaciones a la paciencia y en defensa del diálogo y las soluciones pacíficas.

Sin mencionar directamente el mensaje lanzado por Zelaya este martes desde Guatemala, el Gobierno de Estados Unidos instó hoy a todos los actores sociales y políticos de Honduras a buscar "una solución pacífica" a la crisis.

Lo mismo hicieron la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, que llamó a evitar "un baño de sangre", y varios grupos de hondureños en EE.UU., que solicitaron a los gobernantes de República Dominicana, Leonel Fernández, y de Venezuela, Hugo Chávez, que respalden el proceso de mediación del mandatario costarricense, Óscar Arias.

Desde Costa Rica, Arias, que cuenta con el respaldo de Estados Unidos, la Unión Europea y la Organización de Estados Americanos, no ha hecho comentarios sobre las afirmaciones de Zelaya desde Guatemala, que fueron precedidas por un ultimátum del presidente depuesto a quienes gobiernan en Honduras desde el 28 de junio.

No obstante, Arias ha hecho constantes llamamientos a tener "paciencia" y no esperar soluciones en 24 horas desde que asumió la tarea de mediar entre las dos partes enfrentadas en Honduras, representadas por Zelaya y Roberto Micheletti, quien fue designado jefe de Estado por el Congreso y afronta un rechazo internacional.

La próxima ronda de diálogo está convocada para este sábado. En las conversaciones participan cuatro representantes designados por Zelaya y otros tantos por Michelleti.

El pueblo hondureño tiene "derecho a la insurrección", la cual, dijo, "es un proceso legítimo que forma parte de los conceptos más elevados del sentido de la democracia frente a un Gobierno usurpador", y en el caso de Honduras "es un derecho que está consignado en el artículo 3 de la Constitución", señaló ayer Zelaya.

Un día antes, el depuesto líder hondureño había advertido al Gobierno de Michelletti que si no cumple "este fin de semana" con las resoluciones de la OEA y de la ONU, que exigen su restitución, el diálogo "fracasará".

"Todas las partes en las conversaciones deben dar a este proceso algún tiempo. No fijen ningún plazo artificial. No digan que si tal (exigencia) no se produce en una cierta fecha, entonces el diálogo habrá muerto", declaró el portavoz del Departamento de Estado, Ian Kelly, en su rueda de prensa diaria.

"Hay que ser prudente, porque nadie quiere que esto se resuelva con un baño de sangre", afirmó, por su parte, Bachelet, quien, no obstante, reiteró que es necesario que el sistema y la institucionalidad democrática en Honduras sean restituidos.

La mandataria chilena, que es también la presidenta pro témpore de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), llamó a "buscar una solución que permita garantizar la restitución de la democracia en ese país (Honduras) y que esto se resuelva en paz".

En un artículo publicado hoy en Honduras, Rodolfo Pastor, que era ministro de Cultura, Artes y Deportes cuando Zelaya fue depuesto y hoy está exiliado en México, subraya que "la bandera de lucha sigue siendo la restitución del Gobierno legítimo".

"Mel", como también se le conoce de manera afectiva a Zelaya, "debe regresar como sea, por donde, a lo que sea", a Honduras, sostiene Pastor en su artículo, titulado "Las urnas o las armas: Confusión e indignación" y publicado por el diario "Tiempo".

"Nadie más que él puede restaurar las condiciones bajo las cuales podemos volver a ser un país civilizado, debatir nuestras diferencias sin las tonterías prefabricadas de la ideología y el fundamentalismo y volver a recurrir a las urnas para resolver las contradicciones y no a las armas", añade el escrito.

En una aparente alusión al llamamiento de Zelaya, Pastor dijo que "la indignación hay que cultivarla y, sobre todo, hay que organizarla, para que se convierta en instrumento eficaz de lucha".

El jefe de la bancada del opositor Partido Nacional ante el Parlamento de Honduras, Rodolfo Irías, indicó hoy que Zelaya está "haciendo mucho daño al país" con sus palabras para "exacerbar los ánimos" y subrayó que el diálogo, que auspicia el presidente Arias, debe ser el mecanismo para superar la crisis política que vive Honduras.

En Miami, varios grupos de hondureños solicitaron hoy a los gobernantes de República Dominicana, Leonel Fernández, y de Venezuela, Hugo Chávez, que respalden el proceso de mediación para solucionar de manera pacífica la crisis en Honduras.

La Alianza de Miami por Hondureños en Paz y Democracia, que agrupa a diversas organizaciones del país centroamericano, formuló su petición en una misiva que entregaron en los consulados generales de República Dominica y Venezuela en esta ciudad.

"Solicitamos a ambos que si realmente apoyan a Honduras, respalden la mediación del presidente de Costa Rica", dijeron.

El nuevo canciller hondureño, Carlos López, señaló este martes que el diálogo fracasará si una parte se retira.

"Tenemos una obligación moral ante la opinión hondureña, ante la opinión centroamericana y ante la opinión del mundo, que ha puesto sus esperanzas en el éxito de la mediación", agregó.