Público
Público

El IPC encaja el alza del IVA en julio

Las rebajas diluyen el efecto del alza impositiva y la inflación cae cuatro décimas respecto a junio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La subida del IVA que entró en vigor el pasado 1 de julio ha tenido, de momento, un efecto limitado en los precios. El Instituto Nacional de Estadística (INE) confirmó ayer que la tasa interanual de inflación subió el mes pasado cuatro décimas respecto a junio, hasta el 1,9%, tal y como había avanzado el organismo en el dato adelantado el pasado 29 de julio. La inflación subyacente (que excluye los componentes con precios más volátiles, como la energía y los alimentos frescos) subió un 0,8% en tasa interanual, cuatro décimas más que en junio.

Sin embargo, en tasa mensual, el índice de precios al consumo (IPC) retrocedió en julio cuatro décimas respecto al mes anterior pese al incremento del impuesto, que ha pasado al 18% (dos puntos más) en el IVA general y al 8% (frente al anterior 7%) en el reducido. La bajada intermensual de julio pone fin a cuatro meses de subidas mensuales consecutivas.

Se confirma la subida interanual del 1,9% avanzada hace dos semanas

Se cumplen así los pronósticos del Gobierno, que había relativizado el efecto del alza impositiva sobre los precios, dada la actual coyuntura de atonía en el consumo, consecuencia de la crisis económica. El nuevo marco fiscal ha coincidido, además, con el inicio de las rebajas de verano, que ha diluido su efecto en los precios. Aun así, la caída intermensual del IPC este mes ha sido la menor en julio desde que, en 2002, el INE empezó a tener en cuenta en sus estadísticas el efecto de las rebajas. Según el Instituto Flores de Lemus (dependiente de la Universidad Carlos III), el 'error' en las previsiones sobre el impacto 'esperado' de la subida del IVA se debe, sobre todo, a las rebajas y a otros factores como el 'modesto' ajuste en los precios de los restaurantes.

La secuencia de hechos ha sido similar a la que se produjo en 1992 y 1995, cuando también subieron los impuestos indirectos. Por ejemplo, en enero de 1995 (fecha de la anterior subida del IVA), el IPC sólo subió un 1% en tasa interanual, pese a los pronósticos de algunos analistas, que preveían una subida de entre el 1,5% y el 1,7%.

Repercusión

El IPC que excluye los precios más volátiles sube un 0,8% tasa anual

La evolución de la cesta de productos que recoge el INE y su repercusión en el IPC de julio refleja un comportamiento similar al que ya avanzó este periódico el pasado 1 de julio, cuando comparó los precios de una selección de artículos en cuatro grandes ciudades (Madrid, Barcelona, Sevilla y Bilbao) con los vigentes una semana antes, con escasas variaciones.

La parcela donde más se ha notado el alza en el IPC de julio ha sido la de viajes organizados, coincidiendo con el inicio de la temporada de verano. De ahí que Illes Balears (en cuya economía el turismo tiene un peso superior al de la media) haya sido la única comunidad autónoma en la que el IPC subió en julio respecto al mes anterior (un 0,2%). En todas las demás regiones hubo caídas intermensuales, con La Rioja a la cabeza (un 1%).

Otras parcelas que también impulsaron al alza el índice fueron el gas la y electricidad (con precios, en buena medida, regulados) y la de automóviles, que repuntó un 1,6% en tasa mensual. Esta subida era esperada, dados los estrechos márgenes con los que operan los concesionarios. Además, la subida del IVA de julio coincidió con el fin de las ayudas públicas a la compra de coches.

Viajes, servicios regulados y coches sí registraron subidas en julio

El efecto de las rebajas, por fin, ha propiciado fuertes abaratamientos en los productos textiles, con el vestido y el calzado a la cabeza de los descensos (11,7% en tasa mensual).

Es previsible que el alza impositiva se traslade a otros bienes en los próximos meses, a medida que se agoten los stocks de productos adquiridos por el comercio antes de julio. El secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, dijo ayer que el IPC podría seguir subiendo en tasas moderadas, aunque lo atribuyó a la recuperación de la demanda. Afirmó que, aunque es difícil prever en qué momento se trasladará la subida a los precios finales, esta se quedará entre el 45% y el 60%.

Campa descartó que la subida del IVA pueda tener un efecto negativo sobre la competitividad de los productos españoles y citó como argumento el diferencial de inflación con la zona del euro, que fue de dos décimas en julio, una más que en junio. El secretario dijo que la tasa interanual se explica en parte por el incremento del IVA, pero descartó que el aumento de este impuesto modifique la previsión de inflación del Ejecutivo para el conjunto de 2010, que se mantiene en el 2%.