Público
Público

Irak, paraíso turístico

Una comitiva del país busca financiación en la feria del turismo de Londres

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Irak vuelve estos días a una feria de turismo mundial después de más de una década. El país participa en el World Trade Market de Londres con el objetivo de recuperar el turismo perdido gracias a la invasión de 2003. No parece que Irak fuera un paraíso turístico entonces, pero para Hasan Al-Fayadh, responsable de comunicación de la delegación que se desplazará a la capital británica, el país pretende conseguir una cuota de visitantes y promocionarse mundialmente.

La guerra sigue presente en las calles de Irak, pero no deja de ser un signo positivo que el país tenga representación en una feria de este tipo. Habrá que ver cuál es la oferta que pretenden hacer. El principal objetivo es conseguir financiación para desarrollar las infraestructuras pertinentes y reformar los 784 hoteles que aún están en pie.

Geoff Hann, director de Hinterland Travel Managing, la única agencia europea que ofrece viajes a Irak, ha sido uno de los máximos defensores de las posibilidades turísticas del país. 'El turismo está dando sus primeros pasos después de los problemas de los últimos años, pero el país tiene sitios que merece la pena ver porque es dónde comenzó la civilización'.

La web de la feria destaca Bagdad como capital intelectual del Islam durante siglos, siendo puntera también en el ámbito de la astronomía, la literatura, las matemáticas y la música. También rescata la versión de algunos historiadores que aseguran que el jardín del Edén se encuentra a 50 kilómetros de Basora, la ciudad desde la que partió Simbad el marino en Las mil y una noches.

Algunas ciudades como Samarra, han sido declaradas patrimonio de la humanidad por la UNESCO y el mito de la antigua Mesopotamia sobrevive pese a la invasión.

La directora del evento, Fiona Jeffery cree que Irak tiene el potencial de convertirse en 'una zona viable de turismo como lo es hoy en día Vietnam, Camboya y Croacia'.

Además, destaca la importancia del turismo como elemento regenerativo: 'En el pasado, el turismo ha jugado un papel importantísimo en la regeneración de muchos países que sufrieron guerras. En el futuro, el turismo tiene el potencial de hacer de Irak un país mucho más próspero generando riqueza y puestos de trabajo'.

Una vez que las bombas dejen de sonar, si alguna vez lo hacen, llegará la ansiada reconstrucción. Para cuando ello ocurra, las raíces de Irak estarán enterradas entre amasijos de hierro y polvo. La mayoría del patrimonio se ha perdido gracias a la inestimable colaboración de los bombardeos norteamericanos y al expolio de palacios, bibliotecas y universidades.

Lo de vender Irak como la cuna de la civilización, se habrá quedado obsoleto y no quedará más remedio que dar luz a un nuevo paraíso turístico artificial, al estilo de Dubai.

Desafortunadamente, esa parece ser la idea. Hace poco más de un año, los medios destaparon un proyecto del Gobierno de EEUU para convertir la zona verde de Bagdad en un gran complejo turístico para ricos lleno de boutiques de lujo, torres de oficinas, comercios y campos de golf.

El desarrollo costaría unos 2.700 millones de euros y lo llevarían a cabo el Pentágono y varios inversores extranjeros. Hasta después de a guerra, el negocio de la guerra seguirá siendo jugoso.