Público
Público

Irak prescindió de los militares británicos y pidió ayuda a los estadounidenses

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El gobierno iraquí prescindió recientemente de los militares británicos estacionados en el aeropuerto de Basora y recurrió en su lugar a tropas estadounidenses, que estaban en Bagdad, para sofocar una rebelión de las milicias chiíes en la primera de las dos ciudades.

Así lo revela hoy el diario "The Times", según el cual 550 soldados estadounidenses, entre ellos algunos de la división aerotransportada número 82, fueron enviados a Basora desde la capital iraquí para unirse a otros 150 compatriotas que servían ya junto a las tropas iraquíes en esa ciudad del sur del país.

El Ministerio británico de Defensa presumió en su día de que las tropas iraquíes, entrenadas por las del Reino Unido, no habían necesitado ayuda británica para hacer frente a la rebelión, pero "The Times" asegura ahora que los militares del Reino Unido sufrieron un desaire por parte del Gobierno de Bagdad.

Cuando el comandante de la cuarta brigada mecanizada británica, Julian Free, trató de entrevistarse con el primer ministro iraquí, Nouri al Maliki, que coordinaba la operación contra los rebeldes, ése se negó a recibirle.

El 27 de marzo, dos días después del comienzo de la operación, el jefe militar británico voló a Basora junto al teniente general Lloyd Austin, comandante de las fuerzas estadounidenses y de la coalición en Irak, pero el primer ministro sólo recibió al norteamericano.

Según fuentes citadas por "The Times", al Maliki está al parecer irritado con los británicos por el supuesto acuerdo alcanzado por éstos el año pasado con las milicias chiíes.

Las milicias se comprometieron entonces a no atacar al último batallón británico en retirarse de la ciudad de Basora para acantonarse en el aeropuerto local a cambio de que los británicos pusiesen en libertad a algunos de sus dirigentes.

Una fuente británica dijo a "The Times" que las fuerzas estadounidenses se encargaron de hacer en Basora el trabajo que en realidad correspondía a los soldados del Reino Unido.

En cuanto aparecieron los norteamericanos, cesaron los ataques diarios de fuego indirecto sobre la base británica, señala el periódico.

Las tropas británicas terminaron pese a todo involucrándose en la operación: primero, varios aviones Tornado GR4 lanzaron salvas de advertencia contra las áreas de Basora controladas por las milicias chiítas y finalmente dos unidades prestaron ayuda a las tropas iraquíes aunque no dentro de la ciudad de Basora.

Desde entonces, sin embargo, las tropas británicas han vuelto a esa ciudad, donde han patrullan de nuevo junto a los iraquíes por vez primera desde que el pasado septiembre se retiraron de allí para replegarse en el aeropuerto.