Público
Público

Irak y Afganistán centraron la visita a Australia del jefe del Pentágono

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los gobiernos de Australia y de Estados Unidos calificaron hoy de "productiva y positiva" su primera reunión de alto nivel desde que el primen ministro australiano, Kevin Rudd, ganó las elecciones del pasado noviembre, tras comprometerse a retirar las tropas de Irak

El secretario norteamericano de Defensa, Robert Gates, y el vicesecretario de Estado, John Negroponte, se encuentran en Camberra, la capital australiana, para participar en las consultas ministeriales que Estados Unidos y Australia celebran con carácter anual.

"Estamos muy complacidos de haber tomado hoy parte en la consulta, que ha sido muy positiva y productiva", declaró a la prensa el ministro australiano de Asuntos Exteriores, Stephen Smith, al término de la reunión.

Durante el encuentro, y además de repasar asuntos bilaterales, las dos partes conversaron sobre la decisión del Gobierno laborista de retirar las tropas australianas de combate desplegadas en Irak, y de la situación que atraviesan Pakistán y Afganistán.

"Hemos hablado sobre la difícil situación en Afganistán y nuestro compromiso de brindar paz y estabilidad Afganistán, pero también de construir Afganistán como nación", dijo Smith.

No obstante, Smith descartó un aumento de tropas australianas en Afganistán, donde ya tiene cerca de un millar de soldados, incluidos ingenieros y de fuerzas especiales que combaten áreas inseguras junto a soldados estadounidenses.

La nueva estrategia que Australia planea seguir en territorio afgano consiste en incrementar su apoyo a la reconstrucción de la infraestructura de transportes y el sistema educativo.

"En la actualidad con relación a Afganistán e Irak, estamos considerando la asistencia al desarrollo y la mejora de nuestra capacidad", dijo Smith en conferencia de prensa.

El ministro australiano de Defensa, Joel Fitzgibbon, dijo a la prensa antes de la llegada de Gates, que las dos partes examinarían la propuesta de Canadá de retirar en 2011 a los cerca de 2.500 soldados canadienses que prestan servicio en suelo afgano

En relación a la situación en Pakistán, tras los comicios celebrados esta semana, el ministro australiano señaló que "tenemos muchas esperanzas de que tras las elecciones relativamente pacíficas de Pakistán, los partidos políticos puedan ahora cooperar para formar un gobierno capaz de asentar la democracia".

Es esta la primera visita que efectúa a Australia una delegación de alto nivel de Estados Unidos desde que el líder laborista asumió el pasado noviembre las riendas del Gobierno al derrotar en los comicios a la coalición conservadora de su predecesor, John Howard.

Los dos países pasaron de puntillas sobre el asunto en torno a la próxima retirada de Irak de las tropas australianas de combate, y reiteraron su "estrecha relación"

"La relación de alianza trasciende aquí más allá de haya un gobierno liberal y conservador, o un demócrata o republicano en Estados Unidos ", dijo Smith.

A su llegada a Camberra, Gates dijo a la prensa australiana que confiaba en la continuidad de las intensas relaciones que los dos países mantienen en materia de Defensa.

Esta misma semana, el jefe de la Fuerza Aérea australiana, general Angus Houston, señaló que las tropas de combate que su país tiene en Irak han concluido su misión y regresarán a mediados de este año.

La retirada del contingente, formado por unos 1.500 soldados, fue una promesa hecha por el líder laborista Kevin Rudd en su campaña electoral para los comicios legislativos de noviembre pasado, cuyo resultado puso fin a once años de gobierno conservador.

Houston dijo en una comparecencia en el Senado que el contingente traspasó sus responsabilidades en materia de seguridad a las fuerzas iraquíes hace unos dos años, y que desde entonces no había sido requerido su apoyo.

Los soldados australianos tienen sus cuarteles en las provincias de Al-Muthanna y en Talil Camp, ambas en el sur del país.

En Irak, y según el plan anunciado por Rudd hace meses, Australia mantendrá un buque de guerra, dos aviones de vigilancia del modelo AP-3C Orion, y un retén compuesto por un centenar de militares del destacamento de seguridad en Bagdad, para proteger la misión diplomática, aclaró Houston.

El barco de guerra, que protege dos terminales petroleras de Irak, continuará con su misión de apoyo a la marina iraquí, que se prevé no dispondrá hasta dentro de dos años de la capacidad necesaria para ejercer esa tarea, concluyó el general australiano.

China, país con el que según Smith, Australia mantiene "muy buena relación económica", fue otro de los asuntos incluidos en la agenda de la serie de reuniones que mantuvo con la delegación de EEUU.