Público
Público

Irala cree que la crisis en Euskadi puede ser más aguda de lo previsto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de la BBK, Xabier de Irala, ha considerado hoy que la economía vasca tendrá una fase de contracción "probablemente más aguda que la prevista" y ha dicho que la entidad afronta la crisis con una "sólida" posición de partida por ser la "más solvente" del sistema financiero español, entre otras razones.

En su intervención ante la Asamblea General de la caja, celebrada en el Centro Ola BBK de Sondika (Vizcaya), Irala ha presentado unos resultados "históricos" en 2008, cuando la BBK obtuvo un beneficio de 339 millones de euros, un 10% más que en 2007, y un volumen de negocio de 46.027 millones, un 5,2% superior al año anterior.

La previsión para 2009, según ha adelantado, es aumentar los resultados un 7,5% y que el volumen de negocio crezca dos puntos por encima del mercado.

Irala ha indicado que, ante la crisis, es objetivo prioritario la concesión de créditos a pymes y particulares y ha anunciado una inversión de 102 millones de euros en Obra Social en 2009, la mayor de la historia de la entidad.

En su discurso, facilitado por la entidad financiera, Irala ha opinado que la economía vasca tiene elementos que le pueden facilitar "una salida rápida" de la crisis, pero ha advertido de que "nada impedirá que atraviese por una fase de contracción, probablemente más aguda que la prevista".

A su juicio, son "especialmente preocupantes" las "fuertes" caídas del consumo eléctrico, sobre todo, el industrial (del 25% en diciembre, 36% en enero y 22% en febrero) y ha estimado que Euskadi saldrá antes de la crisis si invierte en "innovación, conocimiento e internacionalización".

En un repaso a la situación internacional, ha dicho que la economía tiene que afrontar "la primera recesión generalizada desde la postguerra" y que "no se puede descartar del todo un escenario de deflación".

En alusión a los planes de rescate financieros aplicados, ha opinado que aún es pronto para esperar resultados positivos en la restauración de la confianza en el sistema financiero, lo que, a su juicio, es condición "imprescindible" para abordar las salidas a la crisis.

Irala ha asegurado que en los actuales momentos difíciles la BBK es una entidad "sólida" y "segura", con una solvencia del 21,5% frente al 11,3% de media del sistema financiero español y unos ratios de rentabilidad, morosidad y eficiencia que la sitúan a la cabeza del sector.

En 2008, la rentabilidad sobre activos de BBK fue de un 1,17 frente al 0,54 del sector, la tasa de morosidad bajó al 2,19 -por debajo de la media de las cajas- y la eficiencia de la entidad mejoró hasta un 39,86%.

El presidente de BBK ha lamentado que no fuese posible el proyecto de fusión con la caja guipuzcoana Kutxa porque "hubiera sido bueno" para afrontar la crisis.

Ha reiterado que era "el mejor camino" pero que "hay otros" para alcanzar el objetivo de ser "la Caja de referencia en el Estado español" y de Euskadi.

En su opinión, "la crisis es una oportunidad y de ella tendrá que salir una Caja renovada, más competitiva y solidaria" y ha añadido que, si se hacen bien las cosas, la BBK "saldrá fortalecida". Según ha dicho, la entidad está en buena posición para "marcar distancias con la competencia".

Para Irala, el debate sobre el modelo de Cajas "está abierto" en un escenario de incremento "galopante" de la morosidad, que va a obligar a estas entidades a necesitar más recursos propios, y de "menores tipos de interés, estrechamiento de márgenes, menor crecimiento de negocio" y "mayores riesgos".

El presidente de la BBK ha confiado en cumplir los objetivos del Plan Director de la entidad, que prevé que el volumen de negocio crezca dos puntos por encima del mercado a finales de 2009 y 2010 y ha apostado por una estrategia de "orientación al cliente", con una oferta segmentada y de calidad, y por facilitar el crédito a empresas y familias.

Irala ha recordado que la BBK habilitó en octubre pasado una línea especial de 500 millones para pymes y que en 2008 aumentó un 16% los créditos concedidos a comercios y pequeñas empresas.