Público
Público

Irán dirigió el secuestro de cinco británicos en Irak

El diario 'The Guardian', tras un año de investigación, acusa al régimen de  capturarlos en 2007

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Si las relaciones entre Irán y Reino Unido no estaban lo suficientemente dañadas, después de esta información, ya no habrá marcha atrás. El diario The Guardian acusa al régimen iraní de consentir y apoyar el secuestro e cinco británicos en Bagdad en 2007.

Después de un año de investigación, el periódico afirma que el secuestro fue dirigido por los Guardianes de la Revolución. Tres de ellos fueron ejecutados, otro fue liberado ayer y el quinto aún permanece en paradero desconocido.

El periódico, según fuentes del Gobierno iraní e raquí, afirma que justo un día después de su desaparición en la sede del ministrio de Finzanzas y Tecnología de Irak el 29 de mayo de 2007, fueron trasladados a Irán.

Todos fueron encarcelados en prisiones dirigidas por las brigadas de Al Quds, una unidad especializada en operaciones en el extranjero y apoyada por Teherán. Uno de los secuestradores confirmó al periódico que tres de los británicos: Jason Creswell, Jason Swindlehurst y Alec Maclachlan, fueron ejecutados después de que Londres se negara a pagar un rescate.

Según el diario, la pasada noche se supo que parte del trato para la liberación el miércoles de Peter Moore, uno de los capturados, incluía la liberación de un clérigo chií de la Liga Verdadera, Qais al-Khazali. Éste fue puesto en libertad anoche por las fuerzas estadounidenses que lo mantenían preso desde marzo de 2007.

El informante de The Guardian es un ex miembro de la Guardia Revolucionaria que habría pedido permanecer en el anonimato.

De su testimonio se desprenden todos los datos de la operación. Según él, un grupo de 100 hombres consiguieron entrar en el Ministerio, capturaron a los británicos y se los llevaron en varios Toyota Land Cruisers. Un sexto hombre que estaba en la lista de los captores, según la fuente, se libró al esconderse en un agujero en el parqué del edificio.

La persona que habló con el diario dice haber servido a la Guardia Revolucionaria durante 14 años y afirma haber conoccer a una de las personas que participaron en la operación.

Los secuestrados, según él, fueron llevados maniatados y con la cabeza encapuchada a dos campamentos de Al-Quds en Irán. Uno de ellos conocido como base militar de Qasser Shiereen, en frontera con Irak, y el otro al noroeste de la ciudad de Qom.

'Fue un secuestro organizado por la Guardia Revolucionaria y ejecutado por las brigadas de Al-Quds', afirma. 'Una operación de estas características no puede haber sido organizada en ningún momento por las milicias de Sadr'.

El Ministerio de Asuntos Exteriores británico dijo al diario que no manejaban la información suficiente como para poder afirmar que los cinco secuestrados fueran transferidos a Irán.

El trabajo que Moore, el británico liberado, realizaba, comprendía la instalación de un sistema que habría servido para analizar la cantidad de dinero que supuestamente se estaba desviando de la ayuda internacional a la recuperación de Irak para las milicias iraníes en la frontera.

Los cadáveres de dos de los guardias, Jason Swindlehurst y Jason Creswell, fueron entregados al Reino Unido en junio pasado, en tanto que el cuerpo del tercer muerto, Alec MacLachlan, se entregó en septiembre. Todos murieron asesinados a tiros. Sobre el quinto hombre desaparecido, el Gobierno se teme que haya muerto.