Público
Público

Irán prueba un nuevo misil y aumenta la tensión

El Sejil 2 tiene un alcance de más de 2.000 kilómetros, lo que amenaza directamente a Israel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Irán probó este miércoles con éxito un misil Sejil 2 de largo alcance. El proyectil tiene un recorrido de más de 2.000 kilómetros lo que pondría a Israel y las bases de EEUU en el Golfo Pérsico en alerta. La tensión aumenta después de la postura iraní sobre su programa nuclear y de algunos informes que apuntan a que Irán tiene capacidad para crear una bomba atómica.

Según la cadena árabe Al Alam, el Sejil tiene un mayor alcance que el misil Shahab, que según han dicho responsables iraníes en el pasado podría alcanzar blancos a 2.000 kilómetros de distancia. Press TV, el canal de televisión iraní en idioma inglés, dijo que sobre la prueba del miércoles: 'El misil golpeó su blanco'. Al Alam dijo que era un misil de dos etapas de combustible sólido.

La prueba coincide con el incremento de la tensión sobre el programa nuclear iraní, que Occidente teme esté orientado a la fabricación de bombas. Ni Israel ni Estados Unidos han descartado una acción militar si la diplomacia no consigue resolver la disputa. Irán se ha comprometido a responder en caso de un ataque.

Ayer, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó un proyecto de ley para imponer sanciones a las compañías extranjeras que ayuden a suministrar combustible a Irán, una medida que los legisladores esperan que disuada a Teherán en buscar un programa nuclear.

Irán ha descartado reiteradamente el impacto de tales medidas de castigo, que incluyen tres rondas de sanciones limitadas de Naciones Unidas desde 2006.

En septiembre, Irán realizó pruebas con misiles que según un comandante podrían alcanzar cualquier blanco en la región. La Casa Blanca catalogó esas pruebas como 'provocadoras' y reiteró sus demandas para que Teherán haga transparente su programa nuclear.

Washington sospecha que Irán está intentando desarrollar la capacidad de construir bombas nucleares y ha expresado anteriormente su preocupación por el programa de misiles de Teherán. Irán, un gran productor de petróleo, dice que su trabajo nuclear sólo quiere generar electricidad de manera pacífica.

Estados Unidos y otros cinco países dijeron el martes que una reunión programada para este año con Irán sobre su programa nuclear no se celebrará debido a problemas de agenda, aunque las negociaciones continuarán por vía telefónica.

En octubre, negociadores ofrecieron un acuerdo bajo el que Irán enviaría la mayor parte de su uranio de bajo enriquecimiento al extranjero antes de fines de año para completar el proceso. Sin embargo, Teherán se retractó y esto planteó la posibilidad de más sanciones.