Público
Público

Irán rechaza plazos en sus conversaciones sobre el programa nuclear

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno de Irán ha rechazado cualquier plazo para dar a conocer una respuesta final a una serie de incentivos que le han ofrecido varios países a cambio de que suspenda su programa de enriquecimiento de uranio.

"No entendemos el lenguaje de fijar fechas límites. Les dimos nuestra respuesta en el plazo de un mes, como dijimos que la daríamos, y ahora ellos tienen que respondernos", afirmó en declaraciones reproducidas hoy por los medios locales el ministro de Asuntos Exteriores, Manuchehr Mottaki.

El alto funcionario respondía así a declaraciones recientes de la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, en las que urgía a Irán a responder mañana a los incentivos ofrecidos a Irán el pasado 14 de junio.

Los incentivos fueron anunciados por las cinco potencias nucleares (EEUU, el Reino Unido, Francia, Rusia y China), además de Alemania, países que supervisan el desarrollo del programa nuclear iraní.

El jefe de la diplomacia iraní dijo que el Gobierno de Teherán y representantes de esas potencias acordaron en Ginebra el pasado 19 de julio buscar un acercamiento entre las dos posiciones para superar las diferencias sobre el programa nuclear de Irán, que se arrastran desde hace cinco años.

"Las dos partes -agregó Mottaki- dijeron que en futuras reuniones se debería trabajar en los puntos comunes de ambas posiciones, de una forma constructiva, con el fin de alcanzar un acuerdo que satisfaga a las dos partes".

"Si no es así, las acciones de Irán seguirán su curso", señaló.

EEUU y las otras potencias quieren que Irán interrumpa su programa de enriquecimiento de uranio a cambio de una serie de incentivos tecnológicos y negociaciones posteriores.

Irán, en cambio, insiste en que tiene derecho a desarrollar un programa de tecnología nuclear con fines pacíficos, y quiere continuar con esos planes.

El pasado 4 de julio el Gobierno de Teherán entregó al grupo de 5+1 lo que calificó como una respuesta "constructiva y creativa" a la oferta presentada en junio por el jefe de la diplomacia europea, Javier Solana, con el fin de convencer a Teherán de que renuncie a programa de enriquecimiento de uranio.