Público
Público

Irán refuerza su relación con Siria mientras sigue la polémica por el programa nuclear

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los presidentes de Siria e Irán, los estados más críticos con la política de EEUU en Oriente Medio, estrecharon hoy su cooperación y sellaron su alianza regional en los asuntos más polémicos, especialmente el programa nuclear iraní.

Durante el segundo día de su visita oficial a Irán, el presidente sirio, Bachar al Asad y su homólogo iraní, Mahmud Ahmadineyad, han acordado estrechar la cooperación bilateral en todos los campos.

Tras la firma del acuerdo, Ahmadineyad hizo hincapié en la disposición de su país a mantener un diálogo con Occidente sobre su programa nuclear.

"Estamos comprometidos con el diálogo y queremos que se lleve a cabo de acuerdo con las leyes y que desemboque en resultados prácticos sobre el terreno", aseguró el presidente iraní.

Además, explicó que su país ha presentado una contraoferta al paquete de incentivos entregado por el grupo 5+1 (Los cuatro miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, EEUU, Francia, Reino Unido, Rusia y China, más Alemania).

Estas declaraciones del mandatario iraní se producen un día después de que asegurara que su país "no renunciará ni a un ápice" de su derecho a desarrollar la energía atómica.

Antes de la partida de Asad, los presidentes suscribieron un comunicado final de siete artículos, en el que ambas partes certifican su posición común al respecto de las principales cuestiones regionales.

Los dos países condenan "la continuación de la construcción de asentamientos israelíes en territorios palestinos", y hacen hincapié sobre la necesidad de que Israel devuelva los territorios del Golán al pueblo sirio.

Las partes destacaron la importancia de conseguir la reconciliación nacional en Irak, así como la necesidad de que "las fuerzas de ocupación" se retiren de ese país.

Por otro lado, Teherán y Damasco se mostraron satisfechas por "las positivas evoluciones en el Líbano" tras el acuerdo de Doha y expresaron su apoyo al acuerdo nacional por el que se eligió a un nuevo presidente y un nuevo gobierno.

En cuanto al dossier nuclear iraní, los presidentes destacaron la necesidad de buscar, a través del diálogo, una solución política, manteniendo el derecho de Irán a alcanzar la tecnología nuclear.

En el comunicado, las dos partes expresaron también su firme voluntad sobre la necesidad de convertir a Oriente Medio a una región libre de armas de destrucción masiva, y pidieron el desarme nuclear de Israel.

La visita de dos días de Al Asad a Teherán coincide con el vencimiento del plazo dado a Irán para ofrecer su respuesta a una serie de incentivos que le han ofrecido varios países occidentales a cambio de que suspenda su programa de enriquecimiento de uranio.

Los incentivos fueron anunciados por las cinco potencias nucleares (EEUU, el Reino Unido, Francia, Rusia y China), además de Alemania, países que supervisan el desarrollo del programa nuclear iraní.

Además, la llegada de Al Asad a Teherán se produce después de que el pasado 12 de julio el presidente francés, Nicolas Sarkozy, pidiera a su homólogo sirio que convenza a Irán de que aporte "pruebas" de que no trata de dotarse del arma nuclear.

Sin embargo, tanto Al Asad como Ahmadineyad negaron hoy en la rueda de prensa que la visita del presidente sirio tuviera el objetivo de transmitir algún mensaje de Occidente a Irán sobre sus actividades nucleares.

"Mi visita no es por la cuestión nuclear, sino que el asunto nuclear siempre forma parte de cualquier conversación con los responsables iraníes", dijo Al Asad.

Al Asad quiso dejar claro que su viaje a Irán ha sido planeado independientemente de su reciente visita a Francia, aunque reconoció que ese país europeo le pidió que "desempeñe un papel" en la resolución del asunto nuclear iraní.

Según Asad, ese papel se basa en los acuerdos internacionales y la vía del diálogo.