Público
Público

Irán retiene a cinco regatistas británicos

El incidente puede agravar la tensión con el Reino Unido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Irán y el Reino Unido han vuelto a protagonizar un encontronazo diplomático. Cinco marineros británicos permanecen retenidos por el régimen de Teherán después de que su velero, el Kingdom of Bahrain, entrara supuestamente en aguas iraníes en el Golfo Pérsico, mientras se dirigían a una competición náutica en Dubai. Las tensiones entre ambos países a raíz de la represión de las revueltas que siguieron a la reelección del presidente Mahmud Ahmadineyad, y del polémico programa nuclear iraní, pueden entorpecer las negociaciones para su liberación.

Luke Porter, Oliver Smith, David Bloomer, Oliver Young y Sam Usher permanecen retenidos, 'probablemente' en la isla de Sirri, desde el 25 de noviembre tras haber entrado 'de manera involuntaria' en aguas iraníes, informó ayer el Foreign Office. El ministro de Exteriores británico, David Miliband, supo del incidente hace ocho días, pero no se ha querido hacer público hasta esclarecer lo ocurrido.

En realidad, aún no se han aclarado los porqués de la captura de estos jóvenes de entre 21 y 31 años. Pero de lo que parece no haber duda es de su condición de regatistas. Ayer, los organizadores de la Dubai-Muscat, la competición a la que se pretendían asistir, confirmaron la inscripción del barco y de sus tripulantes.

Louay Habib, miembro del Offshore Sailing Club de Dubai, explicó a la cadena BBC que la hipótesis de que los británicos hubieran sufrido problemas técnicos era la más consistente. 'Han debido tener algún tipo de problema y después de diez horas a la deriva, han podido entrar en aguas de Irán', explicó.

Las relaciones entre Teherán y Londres no atraviesan su mejor momento

A última hora del martes, el Reino Unido seguía moviendo todos los hilos posibles para solucionar la historia. Aunque puede llevar su tiempo. Ayer, la mano derecha del presidente Mahmud Ahmadineyad, Esfandiar Rahim-Mashaie, advirtió de que serán los jueces los que decidan el futuro de los jóvenes. 'Naturalmente, las medidas que tomaremos serán duras si encontramos algún indicio de que sus intenciones eran malvadas', dijo.

Las relaciones entre Teherán y Londres no atraviesan su mejor momento, después de que el régimen iraní acusara al Reino Unido de instigar las revueltas que siguieron a las elecciones de junio en protesta por el supuesto fraude en favor del presidente Mahmud Ahmadineyad, así como las duras críticas de Londres al programa nuclear iraní. Aunque para Miliband este asunto nada tiene que ver 'con política o programas nucleares', por lo que pidió la liberación inmediata de los marineros.

Mientras tanto, las familias han empezado a impacientarse. David Young, padre de uno de los jóvenes, aseguró haber hablado con su hijo ayer y dijo que se encontraba 'todo lo bien que puede estar en su situación'. Nicola Drayton, novia de Sam Usher, admitió que la situación es preocupante pero que 'hay que afrontarlo, no tenemos otra opción'.