Público
Público

Los iraquíes votan bajo estrictas medidas de seguridad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los iraquíes votaban el sábado rodeados por alambradas y cordones policiales en unos comicios que pone a prueba la frágil seguridad de un país arrasado por la guerra y que podría suavizar los resentimientos sectarios que aún alimentan la violencia.

Las primeras elecciones en Irak desde 2005 servirá para elegir consejeros locales en 14 de las 18 provincias y para mostrar si las fuerzas iraquíes son capaces de mantener la paz a medida que las tropas estadounidenses comienzan a retirarse, casi seis años después de la invasión que derrocó a Sadam Husein.

Tres bombas de mortero cayeron el sábado cerca de colegios electorales en Tikrit, ciudad natal de Sadam, pero no hubo víctimas.

Las últimas elecciones tuvo lugar en medio de una ola insurgente suní inspirada por al Qaeda y fue seguida por un baño de sangre producto de las luchas sectarias entre los otrora dominantes suníes y la mayoría chií.

Unos comicios en relativa paz y con resultados fiables mostrará que Irak ha avanzado hacia la solución de sus disputas sin usar la violencia, y establecerá el escenario para unas legislativas este mismo año en las que el primer ministro, Nuri al Maliki, tratará de renovar su mandato.

Ahora Al Maliki afronta una mayoría chií en el sur, jefes tribales que lucharon contra Al Qaeda y rivalizan con partidos religiosos suníes en el oeste, y en el norte un grupo árabe que boicoteó las últimas elecciones y busca quitarle algo de poder a los kurdos en la región.

provincia rica en petróleo - la votación se ha postergado por no alcanzarse un acuerdo sobre las leyes electorales.

Alrededor de 14.400 candidatos compiten por los 440 escaños en disputa, tras una animada campaña que ha sido posible gracias a un abrupto descenso de la violencia en los últimos 18 meses.

Los colegios electorales, rodeados por cordones de fuerte seguridad para evitar los atentados suicidas, abrieron sus puertas a las 07:00 hora local (04:00 GMT) y cerrarán a las 17:00 (14:00 GMT).

Miles de policías y soldados iraquíes custodian los centros de votación. Se ha prohibido el tráfico en las ciudades para evitar los ataques con coches bomba, los aeropuertos y las fronteras han sido cerradas y los votantes eran rigurosamente revisados.

Los resultados tardarán en conocerse. Pasarán cinco días al menos para tener cifras provisionales, y los resultados definitivos quizás tarden un mes.