Publicado: 17.11.2015 16:41 |Actualizado: 17.11.2015 17:14

Irlanda celebra sus primeras bodas gays tras el referéndum

La isla se convirtió en mayo en el primer país en aprobar el matrimonio homosexual en una votación popular. Con un 62 por ciento de apoyos, el país selló un enorme cambio en una sociedad que tradicionalmente era muy conservadora y católica.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Richard Dowling y Cormac Gollogly durante el enlace. REUTERS

Richard Dowling y Cormac Gollogly durante el enlace. REUTERS

DUBLÍN.- Richard Dowling, abogado, y Cormac Gollogly, empleado de banca, ambos de 35 años de edad, y que mantienen una relación desde hace 12 años, cinco de los cuales han estado comprometidos, se convirtieron el martes en la primera pareja homosexual en contraer matrimonio en Irlanda al darse el "sí quiero" en una discreta ceremonia civil celebrada en la localidad de Clonmel, en el condado de Tipperary (sur de Irlanda).

La isla se convirtió en mayo en el primer país en aprobar el matrimonio homosexual en una votación popular. Con un 62 por ciento de apoyos, el país selló un enorme cambio en una sociedad que tradicionalmente era muy conservadora y católica.



"Estamos encantados de poder haberlo hecho. Tener un matrimonio pleno era importante para nosotros, ahora podemos relajarnos y envejecer juntos", dijo Dowling al diario Irish Times que publicó un vídeo de la boda en su página web.

"Es estupendo ser los primeros", declaró a los medios Cormac, quien después besó a su nuevo marido Richard, que, a su vez, recordaba hoy cómo le pidió matrimonio hace dos años en una playa de la ciudad costera española de Sitges.

Desde el pasado mayo, 187 parejas del mismo sexo han presentado solicitudes para casarse de acuerdo con la llamada Ley de Matrimonio de 2015, un texto que fue oficializado la pasada semana por la ministra irlandesa de Justicia e Interior, Frances Fitzgerald, y que entró en vigor ayer.

La República de Irlanda ya promulgó en 2010 la ley de Relaciones Civiles que, por primera vez en este país, concedía reconocimiento legal a las parejas de hecho del mismo sexo, pero eludía calificar a esas uniones de "matrimonio" y protegerlas constitucionalmente.

Con el referéndum del pasado mayo, el matrimonio de parejas del mismo sexo tiene el mismo estatus en la Carta Magna irlandesa que las uniones convencionales.

Cormac y Richard recurrieron hace dos meses a la anterior legislación para sellar una "unión civil" y entonces organizaron una fiesta por todo lo alto con familiares y amigos.

"Lo que hemos hecho hoy es formalizar la legalidad de nuestro matrimonio. Queríamos también intentar entrar en los libros de historia convirtiéndonos en los primeros en casarse", explicó Richard.

A pesar de las garantías constitucionales, la iglesia católica, la anglicana o cualquier otra organización religiosa reconocida oficialmente por el Estado irlandés puede negarse por motivos de conciencia a casar a una pareja de homosexuales.