Público
Público

Irlanda se resigna a aceptar la ayuda europea a su banca

El gobernador del banco central da por hecho que el rescate se producirá en forma de créditos con un 5% de interés

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El gobernador del banco central de Irlanda acabó ayer con cualquier duda sobre las negociaciones entre el Gobierno y las instituciones internacionales. A pesar de que los detalles del mecanismo de rescate de la banca irlandesa no están aún finalizados, Patrick Honohan confirmó que habrá un préstamo multimillonario procedente de los fondos de la UE y del FMI. 'El BCE no enviaría a un gran equipo si no estuvieran seguros de que se puede llegar a un acuerdo, de que hay un programa que es aceptable para ellos y que puede ser aceptado por completo por el Gobierno y el pueblo irlandés', dijo por la mañana a la radio RTE.

Honohan no quiso dar cifras concretas, pero estimó que el crédito ascendería a decenas de miles de millones de euros. 'Las inmensas cantidades de dinero que el Gobierno ha puesto para ayudar a los bancos no han generado la confianza necesaria', admitió en un claro reconocimiento de que el sistema financiero no puede recuperarse sin ayuda exterior. El gobernador sí concretó al referirse al tipo de interés del crédito, que rondará el 5%, muy por debajo del 8% que está pagando en estos momentos Irlanda por su deuda a diez años.

La oposición considera que el país ha perdido su soberanía

Tras estas palabras, el Gobierno no podía seguir manteniendo la ficción de que sólo había en marcha 'discusiones técnicas' sobre un hipotético rescate. La imagen del jefe de la delegación del FMI a su llegada a Dublín ayudó a despejar cualquier duda.

En el Parlamento, en una tumultuosa sesión en la que la oposición denunció haber sido engañada, el ministro de Hacienda, Brian Lenihan, admitió la evidencia. Dijo que Irlanda puede aceptar esa ayuda y que sólo se está a la espera de precisar las modalidades del préstamo. Podría convertirse en una línea de crédito que no se desembolsara de forma inmediata con la esperanza de que no sea necesario utilizarla por completo. El ministro negó que el Gobierno haya manipulado a la opinión pública. Si no ha contado todo lo que sabía, dijo, era para 'proteger los intereses del contribuyente'.

No es eso lo que piensan los partidos de la oposición y los mayores periódicos del país. El editorial de The Irish Times era ayer demoledor: 'Para esto murieron los hombres de 1916 (por la rebelión de ese año contra los británicos): un rescate del canciller alemán con unos pocos chelines de simpatía del canciller británico'. Para el diario, el Gobierno ha entregado la soberanía del país a la UE y el FMI.

Trichet advierte contra la excesiva dependencia de las medidas del BCE

Horas después, el primer ministro irlandés, Brian Cowen, hizo otro intento de negar la realidad. 'No hay ninguna pérdida de soberanía para Irlanda', dijo, porque serán las instituciones del país las que decidan qué forma debe adoptar el salvamento de los bancos. Ante un grupo de periodistas, volvió a emplear la expresión 'discusiones técnicas', como si el desenlace fuera aún una incógnita.

Cowen no quiso referirse a las declaraciones del gobernador del banco central, que tampoco tuvo inconveniente en sugerir que los bancos irlandeses han sobrevivido hasta ahora gracias al Banco Central Europeo. Admitió que desde abril ha habido sustanciales salidas de capitales de los bancos del país y que han sido compensadas por créditos del BCE.

Con la intención de calmar a los alarmados contribuyentes, el Gobierno de Cowen prorrogó hasta finales de 2011 la garantía a todos los depósitos de hasta 100.000 euros guardados en los bancos. El aval expiraba en junio de 2011. El Gobierno sólo tiene una mayoría de tres escaños en el Parlamento y su futuro es preocupante si se ve obligado a pedir a la Cámara que dé el visto bueno al rescate de la banca con fondos extranjeros. Por eso, Lenihan dijo que 'normalmente el Gobierno no necesita la aprobación del Parlamento para solicitar créditos'.

Por otro lado, fuentes de la Comisión Europea citadas por Efe aseguraron ayer que la mayoría de los requisitos que se van a exigir a Irlanda en el marco del plan de rescate afectará al sector bancario irlandés y a su reestructuración. Durante los próximos días, los expertos de ambos organismos llegados ayer a Dublín discutirán sobre dicha reestructuración así como sobre la consolidación fiscal de Irlanda, cuyo déficit público alcanzó el 14,4% sobre PIB en 2009 y llegará al 32% este año.

En vista de las nuevas turbulencias, el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, advirtió ayer sobre el riesgo de que se adquiera una excesiva dependencia de la liquidez ilimitada que está dando a los bancos (sobre todo por parte de las entidades griegas e irlandesas) así como de sus compras de deuda pública. Trichet instó a Irlanda a aceptar el plan de rescate.