Público
Público

Isabel Allende plasma en una nueva novela su "obsesión" por la libertad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La escritora chilena Isabel Allende plasma en su nueva novela, protagonizada por una esclava, la "obsesión de la libertad" que ha marcado su vida, según cuenta en una entrevista que publica hoy el diario colombiano El Tiempo en su edición digital.

"Mi vida está marcada por la obsesión de la libertad (...) Toda forma de opresión e injusticia me toca en lo personal y la esclavitud es, por supuesto, la forma más extrema. Tenía que escribir este libro. Creo que Zarité, la protagonista, nació de mi costilla", dice Allende, una de las escritoras latinoamericanas más leídas en el mundo.

Mientras escribía su novela "El Zorro" en 2005, Allende se "encontró" en la ciudad estadounidense de Nueva Orleans con Zarité (Teté), la esclava protagonista de su nueva obra, "La isla bajo el mar", cuya presentación mundial será el próximo jueves.

"Nueva Orleans recibió a comienzos del 1800 una fuerte inmigración de franceses que escaparon de la revolución de los esclavos en la colonia de Saint Domingue, que hoy es Haití", explica la escritora.

A medida que investigaba, Allende sintió la necesidad de plasmar la crueldad que se vivió en esa isla, adonde llegaban 30.000 esclavos anualmente.

"Ella encarna la libertad del espíritu, una fuerza poderosa como un huracán", comenta la escritora sobre Teté, a quien Madame Delphine vendió, cuando era muy niña, a Violette para que sirviera en la isla a su amante, el terrateniente francés Toulouse Valmorain.

Según Allende, "la peor forma de esclavitud" en América Latina "se dio en Saint Domingue, donde había 34.000 personas libres y medio millón de esclavos".

"La idea de los plantadores era explotar a los esclavos a muerte, si duraban cuatro o cinco años se daban por satisfechos, porque era más rentable reemplazarlos por carne fresca traída de África", agrega.

"A pesar de todo eso, Haití fue la primera república independiente de América. La gente de Haití es amable, creativa, maravillosa; es una tragedia que ese país esté arruinado", reflexiona la autora.

Además, enfatiza que no hay que olvidar que "todavía existe la esclavitud, aunque se procure ocultar. Todavía venden gente, especialmente mujeres y niños. Son seres invisibles".